NOTICIAS DIARIAS

Lenguas electrónicas para diagnosticar el cáncer de vejiga

Análisis orina
Nuevo método de giagnóstico para el cáncer de vejiga precoz
Ciencia y Tecnología

Las lenguas electrónicas, nuevo procedimiento diagnóstico no invasivo, podrían ser la solución para la detección precoz del cáncer de vejiga. Este tumor maligno podría detectarse con tan solo una pequeña muestra de orina. El trabajo ha sido llevado a cabo por la Universitat Politècnica de Valencia (UPV), el Instituto de Investigación Sanitaria La Fe y el CIBER de Bioingeniería, Biomateriales y Nanotecnología (CIBER-BBN).

El método supondrá un bajo coste sanitario y una alta sensibilidad a la detección. Se vale de una tecnología basada en el uso de lenguas electrónicas voltamétricas, cuya aplicación podría detectar la patología en fases tempranas. Las lenguas son sistemas analíticos que ofrecen información que puede relacionarse con compuestos específicos presentes en una muestra. Además, permiten hacer una clasificación de las muestras mediante la caracterización de sus parámetros fisicoquímicos. Por lo tanto, podrían aplicarse al análisis de alimentos, calidad del agua, vinos, explosivos, etc.

Idiosincrasia del cáncer de vejiga

En España, se diagnostican unos 12 200 casos anuales de cáncer de vejiga, según la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC), una de las tasas más altas del mundo. En hombres, es el cuarto tumor más frecuente, tras pulmón, próstata y colorrectales. Además, es un tipo de cáncer que presenta una elevada tasa de recurrencia, lo que supone hacer un seguimiento a las personas que consiguen superarlo.

Las pruebas actuales para su detección con la citoscopia y la citología urinaria. Sin embargo, la citología urinaria tiene una baja sensibilidad en la detección de tumores y, por otro lado, la citoscopia es invasiva y supone un coste elevado. Además, la citología presenta limitaciones en la diferenciación entre inflamación y lesiones malignas, en concreto, en la detección del carcinoma.

“Existen varios ensayos que han recibido la aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) para su uso en el diagnóstico y seguimiento del cáncer de vejiga, pero ninguno de ellos mejora los resultados de la citoscopia”. Javier Monreal, autor del proyecto.