NOTICIAS DIARIAS

Óscar Alonso: “La cirugía robótica reduce las complicaciones”

Óscar Alonso, MD Anderson
Óscar Alonso es jefe de Cirugía Hepatobiliopancreática de MD Anderson Cancer Center Madrid.
Cirugía General y del Aparato DigestivoOncología Médica. Oncología Radioterápica

La cirugía robótica no se ha implantado por completo en España, por lo que la evidencia sobre sus resultados no es muy extensa. Aun así, están ya apareciendo estudios que demuestran que puede mejorar la supervivencia a largo plazo respecto a la laparoscopia en patologías como el cáncer de recto. Así lo ha comentado a MedsBla Óscar Alonso, jefe de Cirugía Hepatobiliopancreática de MD Anderson Cancer Center Madrid.

“A día de hoy, se está abordando por cirugía mínimamente invasiva (laparoscopia o robótica) el 90% de los casos de cáncer de recto. De esos, un 10-20% se acaban convirtiendo por distintos motivos en cirugía abierta”, explica el cirujano, según el cual el coste condiciona a veces la elección de la técnica.

“En los centros privados, el paciente es el que tiene que pagar el procedimiento. Es más costoso y eso a veces determina la decisión. En los centros públicos, la tendencia es tratar la mayoría del cáncer de recto con cirugía robótica. El problema a veces es la disponibilidad. El centro tiene un robot que no solo utilizan los cirujanos generales. A veces es mayor la demanda a la disponibilidad”, añade Alonso, que afirma que, en todo caso, la cirugía mínimamente invasiva es beneficiosa para el paciente.

Ventajas de la cirugía robótica

De acuerdo con alonso, la cirugía mínimamente invasiva mejora la recuperación del paciente y disminuye el dolor, el sangrado y la estancia hospitalaria media. Además, el robot ofrece una serie de ventajas respecto a la laparoscopia. Entre ellas:

  1. Visualización en 3D. “Es como si estuvieras dentro del paciente”.
  2. Versatilidad de movimientos. “El robot permite hacer giros de 360 grados, superiores a la movilidad de la mano en muchas ocasiones”.
  3. Ergonomía respecto al cirujano. “Disminuye la fatiga y corrige el temblor fisiológico”.

Todo esto, dice el especialista, hace que la técnica sea mucho más sencilla. Además, facilita el acceso a determinados puntos anatómicos con mayor precisión, evitando lesiones que pueden dar lugar a secuelas. “Disminuye el número de complicaciones”, afirma Alonso, que en el cáncer de recto tienen que ver sobre todo con la función eréctil y la función vesical.

“Cuando más fácil es la técnica, menor es el riesgo de que haya complicaciones”, afirma el experto.

“En el cáncer de recto se trabaja en la zona de la pelvis, una estructura estrecha y que no es elástica donde se concentran varias estructuras que hay que respetar. Fundamentalmente, inervación que afecta a la función eréctil y la función vesical. El robot va a facilitar respetar estas estructuras y va a haber menos complicaciones en ese sentido”, asevera el médico de MD Anderson.

Mejores márgenes

Desde el punto de vista oncológico, la cirugía robótica ofrece también ventajas. “La disección va a ser más precisa, vamos a poder alejarnos con más facilidad del tumor y hacer una sección con márgenes más adecuados”, apunta. En ese sentido, los primeros estudios que comparaban laparoscopia con cirugía robótica no mostraban grandes diferencias. No obstante, a medida que aumenta la experiencia el número de pacientes, las técnicas se alejan y hay diferencias en los resultados de los márgenes, sobre todo.

“Eso se puede corresponder luego con una mejor supervivencia a largo plazo. A día de hoy, hay pocos pacientes con seguimiento a largo plazo, pero empiezan a surgir estudios que demuestran cierta diferencia con la laparoscopia en beneficio del robot”, señala el especialista.

“En la cirugía de cáncer de próstata ya está claramente demostrado que la disfunción eréctil es mucho menor con el abordaje robótico. En el cáncer de recto esto se reproduce, puesto que trabajamos en el mismo campo y con los mismos nervios. Aunque el cáncer de recto esté un poco más alejado del aparato reproductor y la incidencia de esa complicación sea menor, sigue siendo la misma zona”, recalca el facultativo, que recuerda que la cirugía robótica puede aplicarse a otras patologías.

“Prácticamente cualquier procedimiento que estemos haciendo por vía laparoscópica lo podemos hacer con el robot, porque el abordaje es a través de trócares, incisiones mínimas -comenta-. Lo que hacemos es sustituir el instrumental de laparoscopia por el instrumental del robot”. De esta forma, se pueden beneficiar de cirugía robótica los pacientes con cáncer de colon, cirugía gástrica o hepatobiliar. También puede usarse en el abordaje de patologías benignas, como la acalasia o el reflujo.