NOTICIAS DIARIAS

Perros de alerta médica podrían detectar diabetes y epilepsia

Perros de alerta médica
Los perros de alerta médica pueden actuar como detectores de bajadas de azúcar o crisis epilépticas.
Endocrinología y NutriciónNeurología. NeurocirugíaPediatría. Cirugía Pediátrica

Los perros de alerta médica podrían ser héroes para sus dueños. La mayoría de las personas identifica un ladrido como un sonido molesto, sin embargo, podría salvarle la vida. La Fundación CAEM entrena el olfato de cachorros para que avisen con antelación a sus dueños que padecen diabetes o sufren una crisis de epilepsia.

Estos canes son conocidos como “perros de alerta médica”. La organización aragonesa los adiestra para localizar mediante los olores las subidas y bajadas de glucosa y las crisis de desconexión sensorial. Cuando sienten esto emiten una serie de ladridos antes de que se de el shock, ganando un tiempo que es muy importante para tomar las medidas necesarias.

¿Cómo trabajan los perros de alerta médica?

Estos “detectores” reciben instrucciones muy precisas sobre los olores que deben captar. En concreto, el del isopreno, un elemento químico natural que se encuentra en la respiración humana. Por su parte, la educación del perro responde a múltiples detalles. Primero, la raza debe ser de la familia Jack Russel Terrier, que reciben el adiestramiento por su pequeño tamaño para acompañar al dueño en todo tipo de ambientes.

“Dependiendo de los índices que experimente la persona de esta sustancia, el perro es capaz de averiguar si se van a producir alteraciones en sus niveles de azúcar en sangre o epilepsia. Si descubre algo anormal, ladrará con el tiempo suficiente para que el dueño pueda anticiparse y reducir los riesgos”, explica Lidia Nicuesa, psicopedagoga.

El adiestramiento cuenta de varias etapas. En la primera, los canes viajan a las instalaciones de la fundación para conocer los olores. Posteriormente, se realizan pruebas en entornos simulados, lo más fieles posibles a la realidad, como un salón o una cafetería para que el perro se adapte. Además, durante estas semanas, los canes son sometidos a ensayos para determinar un alto grado de acierto.