NOTICIAS DIARIAS

Piden extender el impuesto sobre bebidas azucaradas

impuesto sobre bebidas azucaradas
La Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC) reclama mantener el impuesto sobre bebidas azucaradas en Cataluña.
Medicina Familiar y Comunitaria

La Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC) reclama mantener el impuesto sobre bebidas azucaradas en Cataluña. Además, exigen extenderlo al resto de comunidades. Según recoge la agencia EFE, para los médicos de familia esta medida ayudaría a reducir la obesidad y la diabetes entre la población española.

El pasado 11 de julio el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña declaró nulo el decreto del gobierno catalán. Este decreto regula el impuesto autonómico sobre bebidas azucaradas envasadas, creado a través de los presupuestos de 2017. De hecho, el TSJC estimaba de esta manera el recurso interpuesto por diversas patronales y asociaciones, entre ellas la Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas, contra dicho reglamento.

Por su parte, los médicos de familia argumentan su petición con datos. Explican cómo el azúcar tiene un impacto significativo en la prevalencia de enfermedades como la obesidad o la diabetes. Rodrigo Córdoba, coordinador del Grupo de Educación Sanitaria y Promoción de la Salud de la semFYC, asegura que el consumo regular de bebidas azucaradas y su introducción en la dieta es “uno de los elementos que más significativamente ha contribuido al aumento de la tasa de obesidad”.

Bebidas azucaradas

A su juicio de Rodrigo Córdoba, una lata de refresco contiene alrededor de 35 gramos de azúcar y se corresponde con 140 calorías. De hecho, ha constatado que las personas que consumen 2 o más bebidas azucaradas al día “tienen el doble de riesgo de tener síndrome metabólico, aumento de triglicéridos y disminución del colesterol HDL o colesterol bueno”.

Finalmente, esta sociedad advierte de que los datos de los españoles son alarmantes. Aseguran que la proporción de personas con obesidad se ha duplicado en 20 años. La situación se agrava en niños y jóvenes, donde el porcentaje de obesidad se sitúa en el 9,6%, uno de los mayores de Europa. De hecho, entre los factores que han contribuido a esta tendencia se encuentran los cambios en el sistema alimentario con una mayor disponibilidad de productos procesados hipercalóricos a bajo precio y el aumento del consumo de alimentos y bebidas de alto contenido calórico.