NOTICIAS DIARIAS

Piden que se invierta en ensayos de terapias CAR-T

Asistentes al curso sobre terapias CAR-T de la Universidad de Murcia.
Asistentes al curso.
Hematología y HemoterapiaOncología Médica. Oncología Radioterápica

La Administración sanitaria debe seguir invirtiendo en la investigación de las terapias CAR-T. Así se ha puesto de manifiesto en el curso Cell therapy from the bench to the bedside and return, organizado por la Universidad de Murcia. Colaboraban además la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH) y la Red de Terapia Celular (TerCel) del Instituto de Salud Carlos III.

“La gran inversión pública en infraestructuras y en redes de investigación cooperativa debe seguir potenciándose”, ha señalado José María Moraleda.

Moraleda es jefe del Servicio de Hematología y Hemoterapia del Hospital Universitario Virgen de la Arrixaca (Murcia), coordinador de TerCel y codirector del curso. En su opinión, la Administración sanitaria debe mantener y dotar de manera adecuada las convocatorias de ensayos clínicos con terapias avanzadas no comerciales. Entre ellas, las terapias CAR-t, que han centrado este curso, enmarcado en la 36.ª edición de las Actividades y Cursos de Verano de la Universidad Internacional del Mar.

Recuperar el liderazgo

Según el Libro Blanco de la Terapia Celular en España, España lideró el desarrollo de terapias celulares hasta el año 2010. En la actualidad, se encuentra en cuarto. “Las causas están directamente relacionadas con el enorme descenso de la financiación como consecuencia de la crisis económica. A pesar de contar con las infraestructuras y el talento científico para recuperar ese liderazgo, se necesita una apuesta financiera firme”, ha apuntado Moraleda.

Para el experto, es necesario también la colaboración para que España recupere de liderazgo en este campo; esto implica a autoridades sanitarias, sector académico, industria farmacéutica y asociaciones de pacientes. A pesar de todo, la terapia celular tiene un futuro esperanzador tanto en territorio español como en el resto de Europa. “El desarrollo de las terapias CAR-T constituye una verdadera revolución científica, tecnológica y social, que nos permite alumbrar la esperanza de la curación del cáncer”, ha destacado.

Buenos resultados

De acuerdo con el experto, los datos actuales muestran tasas de remisión competa del 80-90% en leucemia linfoblástica aguda y linfomas B difusos de células grandes en etapas muy avanzadas. “Los resultados son indicativos de que nos encontramos frente a una innovación terapéutica disruptiva”, ha asegurado el jefe de servicio. En todo caso, ha dejado claro que hace falta un seguimiento mayor para confirmar los datos.

Según ha comentado, antes del año que viene se pondrá en marcha un ensayo clínico con terapias CAR-T en el Hospital Clinic de Barcelona para el tratamiento de pacientes con mieloma. “Esperamos que la indicación de CAR-T para el tratamiento de este tipo de cáncer hematológico sea aprobada en un futuro inmediato”, ha añadido Moraleda. El médico dirige el curso junto a Salvador Martínez, Damián García y Robert Sackstein. El primero es director del Instituto de Neurociencias de Alicante; el segundo, jefe del Servicio de Cirugía del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz de Madrid); el último es decano de la Facultad de Medicina (Herbert Wertheim College) de la Universidad Internacional de Florida y profesor emérito de la Universidad de Harvard.

“El futuro del trasplante de progenitores hematopoyéticos pasa por su combinación con otras terapias utilizadas antes, durante y después de su aplicación; ya sean pequeñas moléculas, nuevos anticuerpos monoclonales ligados o no a tratamientos antitumorales, inhibidores de punto de control o células CAR-T”, ha añadido el especialista sobre una terapia usada para curar el VIH. En concreto, un estudio español aborda el trasplante con células de cordón umbilical seleccionadas para la mutación CCR5 delta 32 en pacientes con infección por VIH y neoplasias hematológicas.