NOTICIAS DIARIAS

Prevenir la fibrilación auricular, beneficio del ejercicio aeróbico

El ejercicio aeróbico ayuda a prevenir la fibrilación auricular.
El ejercicio aeróbico contribuye a prevenir la fibrilación auricular.
Cardiología. Cirugía CardiovascularMedicina del Deporte

El ejercicio aeróbico ayuda a prevenir la fibrilación auricular. Así lo asegura una revisión publicada en los Archivos de Medicina del Deporte. Tal y como indica este trabajo, el efecto preventivo del ejercicio aeróbico parece estar relacionado con la disminución de factores de riesgo asociados. Esta revisión recomienda su práctica regular y a una intensidad moderada-vigorosa para obtener el máximo beneficio.

La fibrilación auricular es la arritmia con mayor prevalencia entre la población mundial, señala la revisión. Hasta ahora, la relación entre la fibrilación auricular y el ejercicio aeróbico resultaba controvertida. Sin embargo, este trabajo asegura que el ejercicio aeróbico es bueno tanto para prevenir la fibrilación auricular como para su tratamiento.

Los resultados de esta revisión indican que la realización moderada de ejercicio aeróbico reduce el riesgo de desarrollar esta arritmia. En ciertos casos es beneficiosa, incluso, para mejorar la sintomatología de una fibrilación auricular preexistente. En cuanto a la intensidad del ejercicio, señala este estudio, dependerá de las características del paciente. Pese a ello, el ejercicio debe realizarse con frecuencia, aclara.

Mejora la función renal y la tensión

Los investigadores de esta revisión destacan que está demostrado que el ejercicio aeróbico tiene efectos positivos sobre el control de la tensión arterial. Asimismo, es beneficioso para regular el índice de masa corporal, la función renal y la sensibilidad a la insulina. Además, el ejercicio aeróbico se ha empleado como tratamiento no farmacológico en pacientes de fibrilación auricular. En algunos casos, añade la revisión, ha logrado una reversión del 27% en pacientes previamente programados con cardioversión eléctrica.

No obstante, los autores de la revisión recuerdan que la fibrilación auricular tiene una mayor prevalencia entre la población físicamente activa y deportista. Esta patología cardiaca se ha vinculado, especialmente, a los deportes de resistencia. Además, ha mostrado ser dependiente de la intensidad del ejercicio y del número de horas de práctica acumuladas.

Las conclusiones indican que es el ejercicio aeróbico es una estrategia adecuada para la prevención y el tratamiento de la fibrilación auricular. No obstante, los autores afirman que faltan evidencias científicas que establezcan la combinación de parámetros de la carga de ejercicio más segura y eficaz. Asimismo, reconocen que es necesario investigar las posibles interacciones del ejercicio aeróbico con otros tratamientos o enfermedades coadyuvantes.