NOTICIAS DIARIAS

Primera neurolisis del nervio pudendo mediante cirugía robótica

Neurología. Neurocirugía

El promotor de esta técnica es Pietro Moscatiello, adjunto al Servicio de Urología del Hospital Rey Juan Carlos, que dirige Miguel Sánchez Encinas.

“El atrapamiento del nervio pudendo es una neuropatía pélvica crónica cuya principal manifestación es el dolor perineal y/o pelviano y que puede asociar disfunción miccional, defecatoria o sexual”, explica Moscatiello, de acuerdo con el cual entre sus causas están los partos, la radioterapia, las cirugías pélvicas, algún traumatismo o el sedentarismo.

La neurolisis del nervio pudendo consiste en la liberación quirúrgica de las adherencias que rodean el nervio en su recorrido. Según Sánchez, “se han descrito múltiples vías de abordaje quirúrgico, transglutea, transvaginal, transperineal con importante morbilidad para los pacientes y últimamente abdominal con abordaje laparoscópico”.

La cirugía robótica, aseguran, ofrece numerosas ventajas. “La magnificación de 10 veces de las estructuras anatómicas y la visión tridimensional son seguramente las grandes ventajas”, señala el adjunto, para quien otras ventajas son la ausencia de temblor y la posibilidad de actuar a 360º con el material del que dispone la plataforma Da Vinci.

En el caso de la neurolisis del nervio pudendo realizada en el Rey Juan Carlos, se monitorizó durante la intervención el nervio en colaboración con el neurofisiólogo para confirmar la liberación y evaluar la mejoría sobre la marcha; para ello, se estimularon las estructuras que se identifican como nervio para seguir su recurrido y ramificaciones.

Diagnóstico tardío

En opinión del jefe de urología, tanto la incidencia como la prevalencia del atrapamiento del nervio pudendo “se encuentran absolutamente subestimadas”. En ese sentido, explica que se calcula que 1 de cada 7 mujeres de Europa y Estados Unidos experimentará esta patología en forma transitoria o crónica, sin importar la edad.

“La gran variedad de síntomas que los/las pacientes pueden presentar pueden confundir los profesionales y retrasar su diagnóstico. Además, suele llevar a los mismos profesionales a elegir una explicación de condición de afectación psicológica, dirigiéndolos a terapias incorrectas”, añade el urólogo, que aclara que es un problema más frecuente en mujeres que en hombres.

“Se trata de un dolor neuropático, con sensación de quemazón, irradiado como una descarga eléctrica, continuo o por descargas repentina, sensación de cuerpo extraño, sensación anormal de temperatura, molestias relacionadas con la defecación, disuria, coito doloroso y disfunción sexual", concluye Moscatiello.