NOTICIAS DIARIAS

Qué hacer con la grasa orbitaria obtenida en la blefaroplastia

Grasa orbitaria obtenida en la blefaroplastia.
Extracción intraconjuntival de la grasa periocular, emulsión de la misma e inyección según técnica de Coleman en espacio subcutáneo preseptal para relleno del surco lagrimal. Cervilla Lozano y Cervilla Martín.
Cirugía Plástica, Estética y Reparadora

La grasa orbitaria obtenida en la blefaroplastia puede ofrecer “excelentes” resultados en la corrección del surco nasolagrimal. Así lo concluye un estudio de investigadores de la Clínica Cermar de Sevilla publicado en la revista Cirugía Plástica Ibero-Latinoamericana. Sus autores sugieren que dicha grasa, que suele desecharse por sistema, pase a utilizarse.

Según recoge el estudio, el tratamiento del surco nasolagrimal junto a la bolsa palpebral es habitual en Cirugía Plástica. En los años 90 del siglo pasado, Jelks describió una técnica que supuso un avance “importante” en la blefaroplastia moderna. Por su parte, en 1996 Coleman realizó una publicación sobre lipoestructura órbitomalar que mejoró el tratamiento del surco nasolagrimal.

“Nuestro trabajo consiste en la asociación de ambas técnicas para obtener los mejores resultados en el tratamiento de las bolsas palpebrales y del surco nasolagrimal en un mismo tiempo quirúrgico utilizando la grasa autóloga orbitaria”, explican los autores, que usaron la clasificación de Barton para determinar cada caso. En total, se incluyeron 72 pacientes.

Todos fueron tratados con infiltración de grasa autóloga orbitaria en el surco nasolagrimal en la misma intervención que se llevaba a cabo la blefaroplastia. No se registraron infecciones, problemas vasculares ni formación de ectropión. Tampoco alteraciones musculares ni granulados subdérmicos. La técnica dio resultados “excelentes” durante 15 años; esto lleva a los autores a sugerir el uso de la grasa orbitaria obtenida en la blefaroplastia para corregir el surco nasolagrimal