NOTICIAS DIARIAS

Recaídas en melanoma: biopsia líquida puede prevenirlas

Las recaídas en melanoma pueden prevenirse realizando una biopsia líquida, según el CNIO.
Exosomas de melanoma (en rojo) en un nódulo linfático de ratón. CNIO.
Análisis Clínicos. Bioquímica ClínicaAnatomía PatológicaDermatología y VenereologíaOncología Médica. Oncología Radioterápica

Las recaídas en melanoma pueden prevenirse realizando una biopsia líquida al drenaje que se desecha tras la cirugía. Así lo demuestra un estudio de investigadores del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO). El estudio confirma que el fluido recogido por el drenaje contiene biomarcadores que permiten identificar el riesgo de recaídas en melanoma. Los resultados se han publicado en Journal of Experimental Medicine.

“Hemos confirmado que, en pacientes de melanoma, podemos identificar al grupo de riesgo que tiene más probabilidades de experimentar una recaída, a partir de un análisis muy sensible y preciso de su seroma exudativo”, señala el director del estudio, Héctor Peinado.

Peinado lidera el Grupo de Microambiente y Metástasis del CNIO. Una de sus líneas de investigación está relacionada con las vesículas extracelulares que desprende el tumor primario. Estas preparan a otros órganos para recibir a las células cancerosas, sirviendo de base para la metástasis. En este caso, el trabajo se ha centrado en la identificación de pacientes con riesgo de recaídas en melanoma. Una estrategia especialmente importante por tratarse de uno de los tumores con una capacidad metastásica más alta.

Cómo detectar recaídas en melanoma

Según explica el CNIO, el seroma exudativo es un fluido que se obtiene a partir del drenaje implantado tras la cirugía. Normalmente, se desecha. Sin embargo, los investigadores han comprobado que puede ser de gran utilidad. “La biopsia líquida aplicada a este seroma ha delatado la presencia de vesículas extracelulares y ADN circulante que contienen mutaciones en el gen BRAF, las cuales están asociadas a una peor supervivencia en melanoma”, apunta el científico.

Las mutaciones en dicho gen están presentes en alrededor del 40-60% de los melanomas. El equipo del CNIO ha puesto el foco en BRAFV600E, la mutación más frecuente.

“Nuestro objetivo principal no era saber qué fracción específica lleva las señales rastreables de melanoma, sino aumentar la sensibilidad del test”, explica Peinado, según el cual la técnica podría incorporarse ya en los hospitales. “Solo haría falta recoger el seroma y establecer un protocolo para su recogida, almacenaje y análisis”, añade el investigador. Además, esta biopsia líquida puede aplicarse a cualquier otro cáncer en el que se implante un drenaje tras la cirugía. Ahora, el grupo evalúa la posibilidad de aplicar la técnica al plasma. “Todo parece indicar que se podrá, pero debemos confirmarlo con más investigación”, concluye.
El equipo que ha descubierto que el drenaje es útil para predecir riesgo de recaídas en melanoma.

En la financiación de este estudio han participado el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades, el Instituto de Salud Carlos III, el programa Ramón y Cajal, la Fundación La Caixa, la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC), la Fundación FERO, la Fundación Ramón Areces, Constantes y Vitales, los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos, la Fundación Feldstein y el Consorcio Starr Cancer.