NOTICIAS DIARIAS

Recomendaciones para evitar la diabetes gestacional o la preeclampsia

Endocrinología y Nutrición

“Lo verdaderamente importante es que la mujer se alimente de una forma sana y variada. Además, si lleva en esos meses una vida activa, impedirá la aparición de complicaciones médicas como la diabetes gestacional o la preeclampsia", asegura la nutricionista.

En muchos casos, las mujeres deciden planificar su embarazo con tiempo. En dichos casos, sería conveniente perder peso y acudir al dietista o nutricionista que paute un plan nutricional personalizado. De esta manera, se puede adaptar el plan a los gustos, necesidades y estilo de vida de la madre para que pueda cambiar sus costumbres y aprender a alimentarse de forma sana.

Asimismo, según indica de la Fuente, la alimentación correcta y equilibrada permite modificar los cambios fisiológicos que se producen en el embarazo. Así se podrían mejorar las alteraciones del tracto digestivo y el estreñimiento, la presencia de náuseas y vómitos, la sensación de fatiga, el aumento de los depósitos de grasa o el incremento de la retención de líquidos.

Limitar las aguas carbonatadas

"Un trozo de pan o fruta fresca ayudará a restablecer los niveles de azúcar en sangre" antes de levantarse, debido a que, en el primer trimestre, es habitual que aparezcan náuseas y vómitos. Por otra parte, es bueno tomar alimentos ricos en fibra a partir del segundo trimestre, momento en el que se incrementan las probabilidades de estreñimiento.

"Si, además, se lleva una buena actividad, no solo es posible prevenirlo, sino que se consigue mantener el peso adecuado", recalca la experta. Además, añade otras recomendaciones para evitar la diabetes gestacional como hacer comidas poco copiosas y espaciadas, no beber aguas carbonatas y prescindir de especias y salsas picantes, sobre todo, en el tercer trimestre.

Algunas de las recomendaciones para evitar la diabetes gestacional incluyen la incorporación del ácido fólico, el yodo, el hierro, el calcio y la fibra, si bien subraya que "llevar una alimentación saludable debería ser lo habitual, independientemente de la etapa fisiológica en la que uno se encuentre. Es fundamental concienciar a las futuras madres de la importancia que tiene la alimentación durante esta época por las consecuencias negativas para la propia madre y el feto”.