NOTICIAS DIARIAS

Regla ABCDE: la clave para detectar un cáncer de piel

La regla ABCDE es la herramienta básica para detectar un posible melanoma.
Raúl de Lucas es dermatólogo en el Hospital La Paz de Madrid.
Dermatología y VenereologíaMedicina Familiar y ComunitariaOncología Médica. Oncología Radioterápica

La regla ABCDE es la herramienta básica para detectar un posible melanoma. Así lo ha recordado el dermatólogo Raúl de Lucas durante los Desayunos Informativos de MedsBla, donde ha invitado a la ciudadanía a ejercer un papel activo en la prevención de la enfermedad. “La gente está concienciada, pero vivimos en una sociedad un poco paternalista”, ha señalado el especialista del Hospital Universitario La Paz de Madrid.

“Las primeras veces que hicimos las revisiones dentro de la campaña Euromelanoma, diagnosticamos 2 melanomas”, ha comentado el facultativo, que considera que este tipo de iniciativas tiene una función fundamental: que se hable en los medios de cáncer de piel. “Que se recuerde el peligro del sol, la necesidad de mirar los lunares… Creo que eso es muy importante. Imagínate que eso se hiciera una vez al año con cualquier patología”, ha señalado.

“Es imposible que, con los dermatólogos que hay en España, revisemos los lunares de toda la población”, ha reconocido.

Sin embargo, hay casos claros que el médico de familia puede gestionar “de manera más que suficiente”. “Me parece más complicado diagnosticar un problema cardiaco que sospechar que una lesión puede ser problemática”, ha añadido de Lucas, para quien es muy útil la regla ABCDE. “Con ella se puede saber si es una lesión maligna o que al menos necesita la valoración del especialista”, ha apuntado.

Regla ABCDE

La regla ABCDE se basa en la observación de los lunares de acuerdo con varios parámetros. En concreto, asimetría, bordes, color, diámetro y evolución. “Si una lesión te parece fea y cambia, hay que valorarla. Es fácil”, ha insistido el dermatólogo. “Lo que es muy importante es que la gente entienda que en la salud nosotros también, como personas, tenemos que estar implicados. La salud empieza por que te cuidas, te alimentas bien, te proteges del sol…”, ha agregado.

“No puedes dejar en manos de los médicos la salud”, ha señalado el dermatólogo del Hospital La Paz.

“Tenemos un problema. Yo lo veo en mis hijos adolescentes. Tienen poca actitud y poca iniciativa en general. Mucha para unas cosas, pero están acostumbrados a ser cuidados. Hay que ser responsable de lo que haces”, ha subrayado de Lucas, que confirma el repunte de enfermedades de transmisión sexual (ETS). “No veo mucho ETS, pero estoy al tanto porque me gusta mucho la Venereología y he participado en un grupo de investigación”, ha apuntado.

“Hay un catalizador. El sida ahora mismo es una enfermedad crónica, la gente no se muere de sida, salvo anécdotas. Entonces, la gente ha perdido el miedo al contagio. No usa preservativo y hay enfermedades que se transmiten por contacto”, ha explicado de Lucas, que señala al cambio en los hábitos sexuales y a fenómenos como el ChemSex como factores relacionados con el auge de este tipo de infecciones.

“Según un estudio publicado en los Anales de Pediatría, en la ciudad de Valladolid, en segundo de ESO, más del 30% de las niñas habían iniciado las relaciones sexuales. Cuando se iniciaban de forma precoz, tenían más parejas sexuales -ha comentado el médico-. Con más de 2 parejas sexuales en tu vida, tienes todas las papeletas de tener VPH. No te acuestas con 2, te acuestas con todas sus parejas”.

Riesgos cotidianos

Dejando a un lado los hábitos sexuales, el dermatólogo ha alertado sobre los riesgos cotidianos a los que se enfrenta la ciudadanía. “Estamos enloquecidos con la alimentación. Somos capaces de pagar un euro por una uva, y no nos damos cuenta de otras cosas”. Por ejemplo, disruptores endocrinos como el bisfenol, que están presentes en los tiques de la compra. También pueden suponer un riesgo productos estéticos de micropunción, que lesionan la piel para inducir formación de colágeno.

“El problema es que eso puede contagiar enfermedades. Es como compartir cepillo de dientes o jeringuilla -ha comparado de Lucas-. Creo que es muy importante que todo lo que atraviese la barrera cutánea esté controlado”. De no ser así, puede darse el caso, por ejemplo, de que aparezcan lesiones inflamatorias en un tatuaje como consecuencia de una micobacteria presente en el agua con el que se habían mezclado las tintas. “Hacerse un piercing tiene riesgos. Aun así, la gente se lo hace, incluso menores. No somos conscientes del riesgo”.