NOTICIAS DIARIAS

La mano, clave en la rehabilitación del hombro

rehabilitación del hombro
Investigadores de la alta autoridad sanitaria de Francia han registrado 12 500 intervenciones para artroplastias del hombro.
Medicina Física y Rehabilitación

Investigadores de la alta autoridad sanitaria de Francia han registrado 12 500 intervenciones para artroplastias del hombro. De hecho, los avances en cirugía y rehabilitación han permitido a los pacientes recuperar un hombro funcional. Además, estas prótesis de hombro se pueden dividir en 2 grandes categorías: las prótesis anatómicas y las prótesis totales invertidas. Estas últimas han visto aumentar sus indicaciones en los últimos años y ahora constituyen casi el 50% de las prótesis de hombro.

En términos de rehabilitación, no se trata de cuidar la neoarticulación glenohumeral sola, sino de extenderla a todo el complejo articular del hombro, sin olvidar la columna cervicotorácica. Varios estudios han demostrado la importancia de la movilidad escapulotorácica para las prótesis, incluso más para las prótesis totales invertidas que para las prótesis anatómicas. Otro principio es recuperar la mayor parte de la movilidad pasiva antes de comenzar la rehabilitación activa. De hecho, la recuperación de esta última favorece el trabajo en la posición alta, como describió originalmente Saha.

Por otro lado, los músculos diana son principalmente el serrato anterior, el trapecio inferior, los músculos de manguito cuando están presentes y el deltoides. Este último es fundamental en las prótesis totales invertidas porque constituye el único motor de la glenohumeral, con un papel mayor para la estabilidad. Por eso, desde el punto de vista neuromotor, hay que enfatizar el papel esencial de la visión y de la mano.  Se trata de usar la mano para rehabilitar el hombro.

La cooperación es básica

Es fundamental una cooperación óptima entre el cirujano y el kinesiterapeuta para el tratamiento del paciente y su seguimiento a lo largo de la rehabilitación. Por eso, esta cooperación es importante en la fase preoperatoria porque contribuye a su compromiso con el tratamiento. Al mismo tiempo, la educación al paciente establece recomendaciones para la vida diaria y la autorrehabilitación guiada gracias al aprendizaje de ejercicios.