NOTICIAS DIARIAS

El color rojizo de los ojos alerta de posible retinopatía diabética

retinopatía diabética
Pequeñas lesiones de color rojizo alertan de una posible retinopatía diabética.
Endocrinología y NutriciónOftalmología

Pequeñas lesiones de color rojizo alertan de una posible retinopatía diabética. Se trata de la principal causa de ceguera entre la población en edad laboral en los países desarrollados. Son las conclusiones extraídas por los investigadores del Grupo de Ingeniería Biomédica del Instituto de Oftalmobiología Aplicada y del Instituto de Investigación en Matemáticas de la Universidad de Valladolid, quienes han elaborado un sistema capaz de detectar lesiones rojas en la retina a partir de imágenes digitales a color de fondo de ojo. Las retinografías son pruebas rutinarias que se realizan para examinar el estado de la retina. Cuando un paciente sufre diabetes, es necesario estar muy atento a estas imágenes. Y es que pequeñas lesiones de color rojizo pueden ser los primeros signos de retinopatía diabética.

En este sentido, Roberto Romero, investigador del Grupo de Ingeniería Biomédica, recuerda que “la diabetes es una de las enfermedades más prevalentes en la actualidad”. Por eso, un mal control causa lesiones en los pequeños vasos sanguíneos de la retina. De hecho, se trata de microaneurismas o hemorragias que aparecen tras varios años de evolución de la diabetes. Por eso, es muy importante detectar estas lesiones rojas lo antes posible. A su juicio, la retinopatía diabética se puede tratar si se descubre a tiempo. No obstante, aunque la visión perdida ya no se puede recuperar, se puede evitar la pérdida de más visión.

Retinopatía diabética

Con la creciente incidencia de la diabetes y la falta de especialistas capacitados para diagnosticar la retinopatía diabética está siendo muy difícil analizar las retinografías a tiempo. Sin embargo, “esas retinografías pueden ser analizadas por un ordenador en cuestión de segundos si se aplica el método adecuado”. Por eso, disponer de sistemas automáticos permitiría realizar una detección precoz de la retinopatía diabética. Asimismo, permitiría administrar el tratamiento adecuado a tiempo y mejorar la calidad de vida de los pacientes diabéticos.

En un artículo publicado en la revista Entropy, los autores detallan cómo partiendo de la retinografía original se aplica un preprocesado para corregir la iluminación del fondo, normalizar el color de la imagen y realzar el contraste de las lesiones. En segundo lugar, detectan los píxeles oscuros de la imagen, puesto que “las lesiones rojas aparecen como regiones oscuras en las retinografías”.

Utilizaron el denominado Entropy Rate Superpixel Segmentation, que agrupa los píxeles de una imagen para formar los objetos que percibimos. “Para separar las lesiones rojas verdaderas tenemos que utilizar una última etapa de clasificación, teniendo en cuenta características como la forma o el color de los superpíxeles. Para ello, utilizamos una red neuronal que se llama perceptrón multicapa”, reseña Romero.

Lesiones rojizas

Los investigadores han sido capaces de separar las imágenes con lesiones rojas de aquellas que no presentaban este tipo de lesiones con una precisión del 84,45% sobre una base de datos privada. El algoritmo también se validó con una base de datos pública y se obtuvo una precisión del 86,89%.

En este sentido, Romero subraya que métodos automatizados como el desarrollado permitirían tener controladas las retinas de todos los pacientes diabéticos. Además, abaratarían los costes y aliviarían la carga de trabajo de los especialistas. “De esta manera, los oftalmólogos dispondrían de herramientas de ayuda al diagnóstico de la enfermedad y se podría, incluso, desarrollar sistemas para que los oftalmólogos solo tuvieran que revisar aquellos casos que necesitaran de una atención más exhaustiva”.

Finalmente, para que estos sistemas lleguen a la práctica clínica “es necesario seguir investigando”. En trabajos futuros, estos investigadores pretenden combinar los métodos utilizados con nuevas técnicas para la detección de las lesiones, como el llamado Deep Learning. Prevén seguir validando el instrumento con una base de datos mayor. También permiten detectar otro signo característico de la retinopatía diabética, los exudados o depósitos que se forman por la salida de líquidos de los vasos de la retina.