NOTICIAS DIARIAS

La salud auditiva de los jóvenes está en peligro

Salud auditiva de los jóvenes en peligro.
Salud auditiva de los jóvenes en peligro.
Medicina Familiar y ComunitariaOtorrinolaringología

La salud auditiva de la juventud está en peligro. Hace unos días la Organización Mundial de la Salud alertaba de que para el año 2050 “1 de cada 10 jóvenes sufrirá problemas de audición”. Además, el organismo ponía el foco en los jóvenes. La mitad de las personas entre 12 y 35 años de todo el mundo, es decir, 1100 millones de jóvenes, corren el riesgo de ver deteriorada su capacidad auditiva. Ello es debido a una exposición a ruidos elevados durante un tiempo prolongado.

El sonido, presente en la rutina diaria

Existe una correlación entre la edad y la frecuencia con la que una persona está expuesta a sonidos de forma voluntaria. Según un informe realizado por GAES, los jóvenes prefieren realizar sus actividades diarias con sonido. Los datos reflejan que el 50% de las personas entre 25 y 34 años prefieren trabajar con música. Asimismo, los jóvenes entre 18 y 34 años escogen estudiar con música. Además, el 62% prefiere relajarse con sonido en lugar de hacerlo en silencio. También, un 93% realiza deporte con los cascos en los oídos.

Juan Royo, doctor en Otorrinolaringología, asegura que “existe una creciente tendencia a incorporar el sonido en las actividades diarias. Se da especialmente en los jóvenes entre 18 y 24 años. Si a esto le sumamos que también es el sector de la población que más acostumbra a utilizar cascos para escuchar música, nos encontramos ante un aumento del tiempo a la exposición de sonido y a niveles superiores a los recomendados”. Asimismo, informa de que 4 de cada 10 jóvenes del mismo rango de edad escucha música a un volumen alto. Lo hacen por encima de los 60 decibelios recomendados.

Relación entre problemas auditivos y enfermedades neurológicas

Un estudio publicado recientemente demuestra que la audición y el cerebro colaboran activamente entre sí. Mediante imágenes cerebrales, la investigación comprobó que los problemas auditivos crean daños metabólicos en las vías auditivas centrales. Estas están ubicadas en el cerebro, debido a un menor suministro de sangre.

Ello provoca alteraciones en la red neurológica que, a su vez, pueden derivar en dificultades para comprender el significado de las palabras y exponerse al riesgo de enfermedades como la demencia o el alzhéimer. Por lo tanto, no es sorprendente que 8 de cada 10 personas confiesen que su pérdida auditiva tiene efectos negativos en la calidad de vida. También que la audición no tratada aumente la probabilidad de demencia y otros problemas psicológicos como la depresión.

La salud auditiva: un problema a resolver

Existe falta de concienciación sobre la importancia de la salud auditiva. El 89% de los españoles reconoce prestar poca atención a sus oídos. De hecho, casi 3 de cada 10 jóvenes nunca se ha hecho una revisión auditiva. En este sentido, Rayo recuerda que “los jóvenes son quienes menos atención prestan a su salud auditiva”. Lo atribuye a que la pérdida auditiva asociada a la exposición de sonidos de forma prolongada “no tiene un efecto inmediato”. De hecho, “no es hasta los 55 años cuando la población empieza a tomar más conciencia de las revisiones periódicas”.

Por otro lado, un reciente estudio realizado en España señala que la edad media de los pacientes que acuden a una consulta de otorrinolaringología es de 45 años. Además, un 55% son mujeres. Asimismo, el 46% de los pacientes que acudieron lo hacen por problemas de oído. Dentro de este grupo, el síntoma más frecuente es la hipoacusia (39,8%), seguido de los mareos (16,5%), otalgia o dolor de oído (14,2%) y acúfenos (11,8%).

Prevenir es clave para evitar problemas auditivos

Para cuidar la audición, comunicarse efectivamente con otras personas y tener una vida social activa, los especialistas recomiendan: realizar revisiones periódicas después de los 30 años. También, mantener el volumen de los reproductores en un nivel óptimo y utilizar auriculares y cascos por un periodo corto de tiempo. Además, animan a revisar el prospecto de los medicamentos para asegurarse de que no tienen efectos ototóxicos.

Asimismo, distanciarse de fuentes de ruido como altavoces, utilizar protecciones para los oídos en ambientes ruidosos como estadios y conciertos. También someterse a revisiones auditivas en caso de sufrir tinnitus o vértigos. Por último, en el caso de pérdida auditiva, recomiendan someterse a un proceso de rehabilitación auditiva continuo mediante el uso de dispositivos auditivos de última generación y la cooperación activa con un audiólogo y un especialista en audífonos.