NOTICIAS DIARIAS

Satélites para controlar la salud ciudadana

Medicina Preventiva y Salud Pública

La observación de Tierra a través de los satélites es bastante novedosa en materia de salud pública y, aunque necesita más investigación, los avances ya empiezan a notarse. Los satélites para controlar la salud en las ciudades son capaces de identificar los principales riesgos medioambientales:

1. En el paisaje urbano, se detectan áreas sensibles al calor, por ejemplo, la proximidad de los edificios podría disminuir la circulación del aire. Detectar estas zonas de calor es importante para reducir los riesgos de salud relacionados con este calor.

2. La concentración de micropartículas hace que el aire esté contaminado. Con el control de esta polución se evitaría el riesgo de enfermedades cardiovasculares y respiratorias.

3. Localización de lugares que favorezcan la reproducción de mosquitos. Si se controlan estos escenarios, se evitaría la transmisión de enfermedades infecciosas.

Los datos recogidos de los satélites para controlar la salud en las ciudades quieren usar los datos junto a información medioambiental y otras fuentes que proporcionen más factores de riesgo. Todos los datos se integrarán en una única base de datos que se entregará a las agencias de salud pública para que inicien las campañas preventivas.

Este proyecto, que se está probando en Montreal, pero tiene pensado aplicarse a otras ciudades canadienses, ha contado con la participación de docentes de la Universidad de Quebec, de médicos de la Agencia de Salud Pública de Canadá (PHAC) y de expertos medioambientales, entre otros.

Los satélites para controlar la salud en las ciudades supondrán un paso adelante en la prevención de enfermedades. Controlar los niveles de ozono está vinculado al aumento de la radiación UV y a los casos de cáncer de piel; los altos niveles de humedad del suelo indican si una zona es propensa a la proliferación de mosquitos susceptibles de infectar a una población. Si un satélite monitorizase una urbe para conseguir estos datos, mejorarían los esfuerzos para mejorar la salud pública.