NOTICIAS DIARIAS

Se examina el sistema circulatorio en ingravidez

Medicina Aeroespacial

Durante 2 meses en la ESI, en los que se han investigado, además, cómo afectan las actividades de la tripulación a la estación, se han intentado explorar cómo se adapta el organismo a las condiciones de microgravedad para que tratar que el sistema circulatorio se vea perjudicado lo menos posible.

La bióloga molecular y científica, Kate Rubins, quien el pasado mes de enero probó un secuenciador manual de ADN para las futuras misiones a Marte, ha formado parte del experimento en el que se analiza el comportamiento de las células del corazón. Para ella, uno de los aspectos más inquietantes es cómo se comportan los líquidos a escala molecular.

Esta misión pretendía ampliar información científica sobre la adaptación de la circulación de la sangre en vuelos espaciales a largo plazo. Los principales objetivos marcados, que dentro de poco serán analizados, son:

  1. Estudiar los latidos del corazón en ingravidez mediante sistemas de balistocardiografía, método de exploración cardiovascular mediante el que se analizan los movimientos que origina la sangre en el corazón.
  2. Investigar las reservas funcionales de ambos ventrículos del corazón cuando se hacen pruebas respiratorias.
  3. Estudiar la cantidad de líquidos que se almacenan en la parte superior del cuerpo en ingravidez durante las distintas fases del vuelo.
  4. Analizar la hemodinámica y las características energéticas del corazón.
  5. Profundizar en los procesos de interacción intracardiaca según la variabilidad cronotrópica o inotrópica de la actividad cardiaca.
  6. Procurar predecir las posibles reacciones del organismo de los cosmonautas cuando regresen a Tierra.

Los resultados científicos podrían ser relevantes para que los controles médicos sean más eficaces, para analizar el estado funcional de la tripulación y predecir los efectos de la readaptación de los astronautas. Todos los datos fisiológicos se garban en la memoria del ordenador de a bordo y se copian en un soporte de datos llamado Cardiovector.