NOTICIAS DIARIAS

Desayunos informativos

Doctor Cix: “Nuestro deber como médicos es publicar información clara y segura”

Aunque a simple vista parezca un médico cirujano normal de Chiclayo, Perú, Manuel Alberto Arrelucea Delgado es mucho más que eso. Con casi 190 000 seguidores en Facebook y más de 20 000 en Instagram, su álter ego, el Doctor Cix, es un popular personaje de internet que se asegura de que la población recibe información verídica y fiable sobre medicina: "Yo creo que las redes sociales son muy importantes en temas de salud -soy un gran promotor de esta idea", declara en su conversación con MedsBla. De docente a influencer El periplo del Doctor Cix en las redes sociales comenzó hace ya 8 años, cuando se dedicaba a la docencia. Creó su página en Facebook, la red social en la que a día de hoy sigue teniendo su principal base de usuarios, con la intención de compartir resúmenes académicos para que sus alumnos pudieran consultar fuera del aula. Pero pronto se dio cuenta de que sus posts eran vistos por miles de personas de todo el mundo. Fue entonces cuando decidió crear más contenido no solo para sus alumnos, sino también para todo aquel que llegara hasta su página. Desde entonces su público lo conforman dos grandes grupos. El primero son los estudiantes y profesionales de la salud, que acuden a sus redes sociales por los resúmenes e infografías médicas. Por otro lado, los padres y madres de familia llegan buscando publicaciones sobre pediatría en general y lactancia materna, vacunas, fiebre e infecciones infantiles en particular. "Actualmente gran parte de la población busca en internet información relacionada con la salud, y dentro de ellos creo que un gran porcentaje de usuarios son las madres", aclara Arrelucea. Luchador por la información fiable "Sin embargo, sabemos que en la web no toda información es segura", asevera el médico cirujano. Por este motivo el Doctor Cix es muy consciente de la responsabilidad que tiene como médico a la hora de comunicar en internet: "Pienso que es necesario que los profesiones de la salud publiquemos contenido confiable y, sobre todo, sencillo para que cualquier persona pueda entendernos". A la hora de atender pacientes online, el Doctor Cix lo tiene claro. A través de sus redes sociales recibe, sobre todo, dos tipos de preguntas. Algunas de ellas, muy específicas, se pueden contestar fácilmente a través de internet, ya que no requieren una exploración física. Sin embargo, hay otras preguntas típicas de las consultas médicas tradicionales en las que se necesita conocer con detalle los síntomas y signos para poder dar un diagnóstico y tratamiento certero al paciente. El peligro de la automedicación Según explica Arrelucea, las enfermedades que atacan mayormente a los menores peruanos son las infecciones respiratorias agudas. Ante esto, muchos de los padres, por desconocimiento, administran antibióticos sin receta médica. Esto, lejos de solucionar el problema, puede conllevar múltiples complicaciones: "Los antibióticos no pueden ser suministrados en todo momento. De hecho, la mayoría de las infecciones en Perú en esta época del año son virales y no necesitan antibióticos", explica. "Son necesarios en infecciones bacterianas, pero en una infección viral solo se pueden utilizar medicamentos para controlar los síntomas, como por ejemplo el paracetamol y los antihistamínicos. Tenemos que educar a la población".

“Eso del equilibro de género no es una realidad”

El equilibrio de género, la paridad o la brecha salarial son conceptos muy escuchados en la actualidad que no acaban de ver soluciones claras. No hay sector que se libre y la Medicina no iba a ser una excepción. Carmen Ayuso, jefa del Servicio de Genética de la Fundación Jiménez Díaz, lo tiene claro: “No os lo creáis”, aseguró en los Desayunos Informativos de MedsBla. La también directora del Instituto de Investigación Sanitaria de esta fundación (IIS-FJD) puede dar fe de la existencia de sesgo en el sector salud. “Dedicarse a investigar requiere mucha renuncia y mucha ambición profesional con las luces largas. Esto implica una inestabilidad laboral importante que afecta a todos”. La invitada a MedsBla del mes de septiembre tuvo claro desde pequeña que quería ser médico. A los 10 años, su afán por el conocimiento y el interés científico señalaban a la Medicina como su indiscutible opción de futuro. Luego, el hecho de mezclar la asistencia con la investigación le llevaron, ya en la madurez, a inclinarse por la genética  como especialidad para desarrollar su profesión. Cursos, congresos, investigación, publicaciones en multitud de revistas, viajes, éxito… ¿cómo le da tiempo a todo? Con mucho esfuerzo, dedicación, a veces renuncia y pasión  por lo que hace. Las dificultades de conciliar Como trabajadora, madre de 3 hijos y abuela de 4 nietos puede asegurar en primera persona lo difícil (“pero muy difícil”, dice) que es conciliar. Aunque se siente afortunada por el puesto que tiene y los apoyos recibidos, es consciente de la falsedad del equilibrio de género en Medicina. La doctora Ayuso señaló que, al igual que en la sanidad en general, en su equipo había una gran cantidad de mujeres. “Los hombres no se dan cuenta de que no hay equilibrio de género y es una obviedad. Yo voy a muchas reuniones en las que soy la única mujer y ellos ni siquiera se fijan”. Según dijo, muchas mujeres dedicadas a la investigación se han visto sometidas a la presión de tener que ganar dinero de un modo estable. “Y esto ha repercutido en ellas porque se plantean el futuro profesional o qué va a ser de ellas”, matizó. Plenamente consciente de que hay más mujeres médicas “pero debajo de la pirámide” asegura que aún queda mucho por hacer. “Cuando yo digo esto en un entorno de hombres poderosos dicen que es cuestión de tiempo y que no es verdad. Ellos no lo ven”, explicó. Recambio generacional y talento Para ella, la clave para un equilibrio de género real está en la educación y en centrarse en el talento de las personas sin pensar en su sexo. La genetista no quiso pasar por alto que el machismo también reside muchas veces en las mujeres: “Muchas veces somos nosotras las peores”, aseguró, insistiendo en la necesidad de que las mujeres jefas deben transmitir esa igualdad desde sus puestos. Para ella, es necesario el recambio generacional y la incorporación de talento no solo en la genética y genómica, sino en todas partes. Sin duda, Carmen Ayuso aboga por la igualdad de oportunidades señalando al talento como presencia necesaria en el sistema sanitario. “Si no se llevan a cabo políticas adecuadas para conciliar la vida familiar con la profesional podemos perder la posibilidad de que la mujer se incorpore a la investigación”, concluyó. No todo es trabajo Viajera infatigable y lectora incansable (de dónde saca el tiempo es un misterio) asegura que trabaja entre 12 y 15 diarias. “Mi vida es así y no me quejo”, matizó, porque entre tanto viaje, conferencias y demás necesita sacar tiempo fuera de su jornada laboral. Ella misma se declara “consumidora de todo”, y como tal, consume libros y consume música hasta que el cuerpo aguante. Aunque sí cree ser algo adicta al móvil, le falta un paso, las redes sociales, que dará, sin duda, cuando llegue a la jubilación. Mientras tanto, Carmen Ayuso seguirá trabajando en lo que más le gusta, la genética.

Carmen Ayuso: “¿La genómica con ética? Naturalmente”

Carmen Ayuso, jefa del Servicio de Genética de la Fundación Jiménez Díaz es la última invitada a los Desayunos Informativos de MedsBla. Esta profesional está dedicada a la Medicina Genómica desde sus inicios, aunque todavía no exista como especialidad. Además, tiene un especial interés en la bioética enfocada hacia la edición genética y el conocimiento de las diferentes patologías que se pueden detectar a través de los genes. Con respecto a la bioética enfocada a elegir el sexo del futuro hijo, la doctora comenta que los medios existen ahora y existían de otro modo en el pasado. “Desde hace décadas se ha hecho el diagnóstico prenatal, aunque el objetivo es otro: conocer la salud del feto. Las familias podrían saber si iban a tener un hijo o una hija y tomar decisiones en base a ello”. Ayuso afirma que actualmente hay pruebas no invasivas donde se detecta el sexo del bebé a través del ADN de la madre y antes de la semana 11. “Teniendo en cuenta que en España se puede abortar sin aducir un motivo hasta la semana 12, aunque no sabemos que esto esté ocurriendo, teóricamente se podría elegir el sexo del bebé”, concluye. “Hay una moratoria en torno a esto porque, si hago un cambio en un embrión, ese cambio permanece en las siguientes generaciones. A largo plazo no sabemos lo que va a ocurrir”, asegura Ayuso. Otro debate está en torno a la edición genética de embriones. La doctora afirma que existen diferentes posiciones, pero básicamente los científicos están del lado de tener más información a través de una mayor investigación. El motivo de esto es porque editar el genoma de un embrión puede traer unas consecuencias para su descendencia que todavía no se conocen. Carmen Ayuso, defensora de los valores “A veces la gente cree que la ética es una losa que tenemos encima y que no nos permite avanzar. Yo creo que los valores siempre nos permiten avanzar en la dirección correcta, pero que es algo que siempre se cuestiona”, afirma Carmen Ayuso. “Hay que hacer las cosas teniendo en cuenta los valores. No son una regulación absurda”. Para Carmen Ayuso los valores siempre deben de ir de la mano de la ciencia. Creer que están en contra es una equivocación. Según ella, cuando se busca un objetivo científico es necesario que otra persona o personas analicen el planteamiento y su modo de realizarlo para llegar a una reflexión más valiosa. Aun así, advierte de que esa reflexión puede estar manchada de sesgos ideológicos.

Carmen Ayuso: “El Big Data es muy necesario”

Carmen Ayuso asegura que es importante contar con la toda la historia clínica del paciente. La jefa del Servicio de Genética de la Fundación Jiménez Díaz ha participado en el último Desayuno Informativo de MedsBla. En ese contexto ha hablado sobre la importancia y los beneficios del Big Data para tratar a los pacientes. Big Data Desde su departamento, utilizan grandes cantidades de información, aunque solo analizan aquella que es pertinente para la enfermedad por la que les consulta el paciente. Ayuso ha expresado: “Tanto el paciente como su médico son conscientes de que toda la información se queda almacenada por si fuera necesaria en el futuro”. Sin embargo, esta profesional observa ciertas desventajas en el Big Data, ya que destaca que en España existen muy pocas historias clínicas completas y bien estructuradas de un periodo largo. Desde hace 10 años, el Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz y el servicio de genética donde trabaja esta profesional cuentan con historias clínicas muy completas. Entre estos datos, destaca la información genómica de muchos de sus pacientes, lo que les permite realizar estudios con grandes cantidades de datos. En este sentido, Carmen Ayuso coordina una red de investigación de enfermedades raras en la Comunidad de Madrid y gracias a estos datos pueden buscar la prevalencia de las patologías. Por lo tanto, ha señalado: “Creo que es fundamental, aunque todavía las herramientas no son las correctas”. Telemedicina “Nosotros trabajamos con fotografía médica,  lo recuerdo desde que era residente. La imagen es importante en Medicina, cuando un paciente visita la consulta los profesionales pueden anotar los datos. Sin embargo, después de unos días esa información puede ser escasa para establecer un diagnóstico”, según Carmen Ayuso. “En nuestro departamento hacemos telemedicina desde el año 2000, porque es muy necesario entrar en contacto con las personas que no están próximas”, según Ayuso. Además, en las enfermedades raras es aún más necesario, ya que la carga de discapacidad es muy importante.  El acceso del paciente a la consulta solo debe tener un propósito y es que sea necesario para el tratamiento. La genetista ha asegurado: “Hay pacientes con los que mantengo una relación muy estrecha y que no he visto nunca”. La telemedicina puede aplicarse según el caso, ya que, en genética, hacer un diagnóstico en base a los síntomas y signos es importante. Además, se han desarrollado sistemas expertos para analizar los datos antropométricos de la cara y establecer un diagnóstico. Aplicación de algoritmos en la distrofia de retina Por otra parte, el departamento de Ayuso está desarrollando el uso de algoritmos en la distrofia de retina. El servicio de genética de la Fundación Jiménez Díaz cuenta con cuestionarios que les permiten establecer el árbol genealógico de los pacientes. Además, también utilizan algoritmos bioinformáticos para la búsqueda de mutaciones. En este sentido, la genetista ha explicado: “Nosotros estamos desarrollando sistemas para intentar relacionar los genes. La conexión que buscamos es entre los que están relacionados con esta enfermedad con otros que no se conocen y pueden tener relación con esta patología”. Esto se aplica, principalmente, en los casos de distrofia de retina, pero se puede utilizar para todas las enfermedades raras. Sin embargo, este procedimiento usa sobre todo los datos a nivel del genoma y en menor medida de la historial del paciente. Por este motivo, para conocer dichas relaciones cuantos más genomas se analicen más posibilidades hay de encontrar esa relación.

“Es imposible que otro médico controle toda la genética clínica”

El Real Decreto 639/2014, más conocido como Decreto de Troncalidad, convertía la genética clínica en especialidad MIR. Con su anulación por parte del Tribunal Supremo, quedaba en el aire la materialización de una reivindicación histórica de los profesionales que se dedican a este campo. Personas como Carmen Ayuso, jefa del Servicio de Genética de la Fundación Jiménez Díaz, que ha participado en la última edición de los Desayunos Informativos de MedsBla. En ese contexto, ha hablado de bioética, del papel de la mujer en la ciencia y, también, de su especialidad. “Más vale que se reconozca la genética clínica como especialidad. Si no, estamos perdidos”, ha señalado la experta. De acuerdo con Ayuso, el hecho de que en España no exista una especialidad oficial de genética clínica tiene que ver con la “ceguera” de algunos responsables de la Administración. “También de algunos colegas, que no son de este ámbito, que consideran la genética como algo marginal que se puede manejar formándote temporalmente. Y no es así”, ha apuntado la también directora del Instituto de Investigación Sanitaria de la Fundación Jiménez Díaz (IIS-FJD). “Es imposible que otro especialista, dedicándose a otras cosas, pueda mantenerse actualizado”, ha destacado Carmen Ayuso. En ese sentido, ha señalado que la genética clínica ahora se ha convertido en genómica clínica, lo cual la convierte en un área de extraordinaria complejidad. “No tenemos un dato puntual que nos sirva para interpretar el estado de salud de una persona. Tenemos que manejar una gran cantidad de datos en un contexto sanitario, familiar, medioambiental… e integrar toda la información para establecer un diagnóstico en base a eso. Eso requiere, no solamente mucha tecnología, sino también mucho conocimiento y estar muy actualizado”. Más allá del corporativismo En opinión de Ayuso, ofrecer cursos de actualización a expertos en otros campos no es una solución. “Es más racional formar a especialistas en genética clínica y crear instrumentos transversales para, con ayuda de otros compañeros, alimentar la información que necesitan los otros clínicos, para atender adecuadamente a los pacientes”, ha aclarado la experta, para quien los mayores beneficiados del reconocimiento de la especialidad serían los usuarios, no los profesionales. “El que piense que esto es una reivindicación corporativista, se equivoca”, ha subrayado la médica. En ese sentido, ha comentado que la demanda actual de diagnóstico genético hace que las personas que realizan formación con ella encuentran trabajo antes de leer su tesis doctoral. “Me da pena tener que hacer este discurso en España. En los demás países nadie se lo ha cuestionado y aquí parece que estamos reivindicando un puesto en el mercado laboral. No hay necesidad”, ha comentado Ayuso, cuyo equipo está formado por médicos, biólogos, farmacéuticos, bioquímicos o bioinformáticos especializados en genética clínica. De la mano de pioneros Aunque la genética clínica nunca ha entrado en el sistema MIR, ella sí pudo especializarse en este ámbito. En parte, gracias al azar, que hizo que estuviera en el lugar adecuado en el momento justo. “Tuve la suerte de nacer prematura, con lo cual nací un 21 de diciembre. Hubiera tenido que nacer un año después -ha contado-. De haber ocurrido eso, no hubiera hecho nada de lo que he hecho”. Ese adelanto en el nacimiento, sumado a un cambio en el plan de estudios de Bachillerato, hizo que ingresara en la Universidad Complutense cuando aún no había cumplido los 17 años. Además, su llegada coincidió con una situación de masificación en las aulas provocada por el cierre de la institución durante un año por protestas universitarias. “Recuerdo haber estado en clase sentada en el suelo, porque las aulas estaban rebosantes”, ha evocado Ayuso, que gracias a esa avalancha de estudiantes pudo terminar la carrera en 5 años, en vez de 6. Todo eso hizo que, cuando se dispuso a hacer el MIR, tuviera la posibilidad de optar a la plaza de Genética que ofrecía la Fundación Jiménez Díaz. Allí, el profesor Andrés Sánchez Cascos (en la imagen) había creado en 1962 el primer servicio de genética de España. Ayuso supo de él a través de un programa de televisión. Opositó para conseguir la plaza, que se convocaba de manera cerrada para esta institución, y la consiguió. La última, porque el centro pasó a formar parte del sistema general y la especialidad desapareció. Por eso, no tiene título de genetista, sino de especialista en Medicina Interna. Interés por el cuerpo humano “Cuando acabé, no me pudieron dar el título de especialista porque no existía. El ministerio miró mi programa formativo y, como había rotado por servicios de Medicina, me dieron a elegir entre un título de laboratorio y uno de Medicina. Yo elegí el de Medicina porque se aproximaba más a mi sensibilidad”, ha contado la jefa de servicio, que siempre quiso ser médica. “Lo tenía muy claro desde los 10 años”. “Nunca me he arrepentido de estudiar Medicina. Esto es lo que volvería a elegir una y otra vez”, ha confesado. En su familia no había médicos, pero sí muchos sanitarios. Sobre todo, enfermeras. “Era impensable en épocas anteriores que una mujer fuera médico”, ha dicho Ayuso, que tenía interés no simplemente por curar, sino también por conocer el cuerpo humano. En ella coincidían el afán de cuidados de su familia materna con el afán de conocimiento de su padre, matemático. Esa mezcla la llevó a hacer los estudios de Medicina, durante los cuales se casó y tuvo 2 hijos. Un imposible, ha asegurado, si no hubiera sido por lo que para ella es la mayor suerte de su vida: su familia, que le ha permitido dedicarse a algo que le gusta tanto.

“Un 7% de la población está afectada por enfermedades raras”

Carmen Ayuso, directora científica de la Fundación Jiménez Díaz, es la protagonista de los Desayunos Informativos de MedsBla de este mes de septiembre. Esta investigadora de las enfermedades raras reconoce que desde los 10 años tenía muy claro que quería ser médico. De hecho, destaca que en su dilatada trayectoria como sanitaria nunca se ha arrepentido de haber tomado aquella decisión. “Volvería a elegir ser médico una y otra vez”, recalca. Carmen Ayuso: “Me interesaba el conocimiento dirigido hacia el ser humano. De ahí mi afán por la genética”. Asimismo, Ayuso incide en que se hizo genetista porque le atraía la Medicina desde un punto de vista más científico. A su juicio, la genética mezclaba las profesiones de su familia. Combinaba el afán de cuidado, que procede de su familia materna, con el conocimiento que venía por parte de su padre, matemático de carrera. Papel del genetista Carmen Ayuso compara la Genética Clínica con la Radiología. Para ella, la genética ya no es genética, sino que ahora es genómica, porque a su juicio es bastante compleja. “No tenemos un dato puntual que nos sirva para interpretar el estado de salud de una persona. Tenemos que manejar una gran cantidad de datos en el contexto sanitario, en el contexto de salud, en el contexto familiar, medioambiental de esa persona e integrar toda esa información y establecer un diagnóstico en base a eso. Ello requiere no solo mucha tecnología sino también mucho conocimiento”, recalca. “Es imposible que un especialista de otra disciplina dedicándose a otras cosas pueda mantenerse actualizado”. Para la facultativa es indispensable que se reconozca la figura del genetista. En este sentido, para Ayuso lo más racional es formar a los especialistas en genética y crear instrumentos trasversales que estén alimentando la información. Por ello, el genetista facilita los datos que necesitan los otros clínicos para atender adecuadamente a sus pacientes. La directora científica de la Fundación Jiménez Díaz asegura que en España parece que los genetistas están reivindicando un puesto en el mercado laboral. “El que piense que hago una reivindicación corporativista se equivoca, porque todas las personas que estoy formando antes de que lean la tesis doctoral ya están colocados”. Enfermedades raras Ayuso asegura que el objetivo de su profesión es atender a las personas. Un 7% de la población está afectada por enfermedades raras y esas enfermedades raras pasan por un diagnóstico genético. En este sentido, la protagonista de los Desayunos Informativos señala que hoy en día se pueden diagnosticar cerca del 80% de las enfermedades raras con estudios genéticos, si se aplican adecuadamente. Asimismo, el diagnóstico genético permite centrarse también en las personas que padecen cáncer. De hecho, Ayuso asegura que un 10% de las personas con cáncer lo tiene por una mutación hereditaria. Por otro lado, el 90% restante padece cáncer debido a una mutación que han adquirido en el tejido en cuestión. A su juicio, las personas con una mutación hereditaria se pueden beneficiar de un diagnóstico genético adecuado. Además, sus familiares, que aún no lo han desarrollado, también pueden beneficiarse porque pueden prevenirlo. Beneficiarios de la genética Otro grupo importante que puede salir favorecido es la familia de quienes han sufrido una muerte súbita. Para Carmen Ayuso, estos casos de muerte súbita se deben a mutaciones genéticas que alteran el ritmo cardiaco o la capacidad de contraerse del corazón. Por esta razón, “detectar la mutación puede servir para prevenir al resto de la familia”, incide. “Hoy en día, es imposible predecir la obesidad, por ejemplo, según solo unos datos genéticos, aunque en un futuro próximo se podrá hacer de manera habitual”. Hoy en día existe otro grupo de patologías, como es el caso la obesidad,  que todo el mundo piensa que, a través de la genética, se puede beneficiar para combatirla. Sin embargo, para la facultativa todavía no se ha llegado a ese punto. “Hay muchas personas que creen que con una muestra de saliva se puede predecir la obesidad”. Sin embargo, la doctora señala que para predecirla se necesitaría estudiar alrededor de un millón de variables genéticas. Sexo del bebé Preguntada sobre el gel doméstico, descubierto en Japón, que permite elegir el sexo del bebé, Ayuso asegura que entraríamos dentro de la bioética o de la ética social. Hay 2 aspectos: lo factible que son las cosas y si se harán o se deben hacer. Para esta especialista es factible poder elegir el sexo del bebé, aunque, a su juicio, existirá un pequeño margen de error. Y es que para la doctora se puede ralentizar la velocidad de los espermatozoides que transportan el cromosoma X, el de las niñas, y dar ventaja a los portadores del Y para favorecer el nacimiento de niños. “Siempre hemos recibido peticiones de personas que querían hacer el diagnóstico prenatal porque querían tener un hijo de un sexo determinado”. ¿Pero debe hacerse? Desde hace mucho tiempo en su departamento llevan realizando análisis prenatales para identificar alteraciones genéticas en el feto. No obstante, destaca que esa pregunta hoy en día no tiene mucho sentido. Sin embargo, reconoce que sí se la hicieron en el pasado. Concretamente, cuando la manera de hacer un diagnóstico del sexo fetal se hacía con una prueba invasiva que dependía de la voluntad del médico. “El uso que se hiciera de esa información dependía de la voluntad de la pareja, en la cual nosotros ni solemos entrar ni podemos saber lo que va a ocurrir cuando se marchan de la consulta”, señala. Existe un test prenatal no invasivo que actualmente se lo hacen muchas mujeres embarazadas. Antes, se basaba en un estudio ecográfico y pliegue nucal y en un estudio bioquímico. Hoy en día se puede perfeccionar midiendo el ADN circularte de la madre, porque el ADN del feto pasa al torrente circulatorio materno. Por tanto, ese ADN se puede rescatar y medir la cantidad de cromosomas 21, X, Y, 13 y 18, que son los 5 cromosomas que pueden estar implicados en anomalías. Finalmente, en España, según la ley, se puede interrumpir la gestación sin dar ninguna razón hasta la semana 12. A su juicio, se puede entrar en un debate sociológico sobre  el asunto de la elección de sexo, en este contexto, pero “no es algo que nos concierna a los sanitarios. No somos un instrumento de toma de decisiones, porque en España se puede interrumpir la gestación según decisiones personales”, concluye.

Acebes: “Llegar al diagnóstico en Reumatología es un puzle”

Llegar a un diagnóstico en Reumatología en ocasiones es como un puzle. Así lo describe Carlos Acebes, reumatólogo en el Hospital General de Villalba y presidente de la SORCOM (Sociedad de Reumatología de la Comunidad de Madrid). Este especialista es el protagonista de los Desayunos Informativos de MedsBla del mes de agosto. Carlos Acebes asegura: “Hasta que no has puesto unas cuantas piezas no ves el fondo”. El reumatólogo considera que esta especialidad requiere un tiempo y critica que, a veces, los gestores no lo entienden. Para realizar un diagnóstico en Reumatología se necesita tiempo, insiste. “Nos ponen al nivel del traumatólogo que, cuando viene el paciente con un dolor de rodilla, le hace una radiografía”, señala. No menosprecia su trabajo, pero Carlos Acebes asegura que cuando viene un paciente con esos síntomas a su consulta suele tener otros problemas que debe analizar. “No le podemos poner un antiinflamatorio sin mirar cómo tiene la función renal”, explica. Profesionales más resolutivos Para Carlos Acebes la Reumatología en estos tiempos es más atractiva. Ahora, a la hora de hacer un diagnóstico en Reumatología, disponen de más opciones. Según explica, ahora disponen de un arsenal terapéutico mucho más eficaz. Esto supone un reto para el profesional porque el grado de complejidad es mayor, según argumenta. El realizar un buen diagnóstico en Reumatología “te exige estar formado en los distintos mecanismos de acción de los fármacos”. En este sentido, también reconoce que la especialidad ahora te da más satisfacción como profesional. “Eres mucho más resolutivo y le proporcionas mayor calidad de vida al paciente”. “Ahora somos mucho más eficaces con nuestros tratamientos”, recalca. Estos pacientes, hace 10-15 años, eran los pacientes biónicos, asegura. Sin embargo, aún quedan ámbitos en los que no se ha avanzado lo suficiente, señala este especialista. Entre ellos, el dolor. Tal y como explica, en lo que más se ha avanzado es en la terapia intervencionista más focalizada al origen del dolor. Según reconoce Carlos Acebes, los reumatólogos ahora mismo no están muy metidos en estos temas, pero sí les gustaría. Especialistas felices En cuanto a las condiciones laborales, el reumatólogo reconoce que, todas las especialidades médicas, si tienes dedicación, suponen una carga de trabajo. “Más en este país en el que el sistema nos hace trabajar duramente”, asegura. Su experiencia en otros sistemas sanitarios (Reino Unido y Estados Unidos) le permite compararse con otros colegas. “Conozco otros sistemas y, realmente, aquí se nos hace trabajar mucho”, añade. Un trabajo duro que se compensa con la vocación que generalmente tienen, afirma. Eso sí, si estuviera en sus manos, organizaría el trabajo de otra forma. Este especialista considera que el trabajo de un médico no es solo ver pacientes. “Tienes que revisar historias clínicas, comentar pacientes con tus compañeros, tener tu currículum puesto al día, divulgar…”. Además, Carlos Acebes asegura que en buena parte de los centros donde trabajan, más del 90% de la actividad que realizan es asistencial. Pese a ello, presume de trabajar en una especialidad “bonita de practicar” y en la que sus profesionales están felices. Así al menos lo asegura un estudio publicado en 2018 en una revista americana, indica. La sociedad científica, más cercana que el colegio Sobre la labor de las sociedades científicas este especialista en Reumatología considera que muchos médicos piensan que es más útil que su colegio de médicos. Tal y como explica, lo ven como algo más suyo. Además, consideran que le ofrece más prestaciones directas e inmediatas (por ejemplo, en el aval de cursos o talleres). A su juicio, se sienten más partícipes. Para Carlos Acebes, el balance de los 2 años al frente de la SORCOM es muy positivo. Antes de asumir la presidencia participó en un programa de un año de gestión de sociedades científicas que le resultó muy útil. Fruto de eso, al asumir la presidencia, pasó un cuestionario a los socios sobre las ideas que quería poner en marcha en esos 2 años. En función de lo que respondieron, trabajó la junta directiva. Este médico asegura que es un trabajo duro, al que tienes que dedicarle tiempo, pero que da mucha satisfacción. “Ser el motor y conseguir estimularles me reporta mucha satisfacción”, asegura. En la recta final de su mandato (finaliza en octubre), Acebes defiende que cada presidencia y cada junta directiva tiene su marca propia y debe dejar su huella. En su caso, la prioridad ha sido la visibilidad y el desarrollo de iniciativas de responsabilidad social corporativa. “El año pasado, por ejemplo, coincidiendo con la Navidad, participamos con el kilo solidario”, señala. Otra de las iniciativas que ha puesto en marcha son las becas de intensificación para centros más modestos y periféricos de la Comunidad de Madrid. Dichos centros no tienen acceso a fondos del FIS o del Ministerio de Sanidad para financiar sus proyectos de investigación. De esta forma, un miembro del servicio de reumatología que sea investigador puede trabajar en tiempo parcial, dedicado a ese proyecto de investigación. Por otro lado, con la dotación de la beca se paga a otro reumatólogo que lo cubra.

Acebes: “Con el uso de la ecografía somos más eficientes”

Carlos Acebes, protagonista de los Desayunos Informativos de Medsbla, reconoce que los avances en el uso de la ecografía han cambiado su especialidad: la Reumatología. De hecho, el facultativo del Hospital General de Villalba ha incidido en que para diagnosticar utilizan 3 herramientas. La primera de ellas es la entrevista clásica con el paciente. “Para nosotros es muy importante la información que nos da el paciente”, asegura Acebes. A su juicio, con esa información “te vas haciendo una idea de por dónde puede ir el diagnóstico”. La segunda gran herramienta con la que trabajan los reumatólogos es el examen físico, que se complementaría con la entrevista clínica. Acebes destaca que la resonancia, la ecografía y las pruebas de imagen también adquieren gran importancia en el diagnóstico. Por último, la tercera herramienta más usada por los reumatólogos es el diagnóstico en el laboratorio, porque “existen enfermedades muy difíciles de diagnosticar”. Avances en la ecografía Para Carlos Acebes, la imagen junto con las terapias son lo que más se ha desarrollado y las que han sufrido los grandes avances en la Reumatología durante los últimos 15 años. Este facultativo considera que, en cuanto al diagnóstico, no espera que a corto plazo se desarrolle alguna técnica más novedosa. No obstante, sí ve posibles mejoras en las técnicas que “ya tenemos para diagnosticar”. Asimismo, señala que “estamos muy entusiasmados con la implementación de la ecografía en la práctica diaria, es decir, en la consulta”. De hecho, considera que “hemos pasado con la ecografía por una fase de 10-15 años en la que hemos hecho esfuerzos en validar la técnica”. En este sentido, el facultativo incide en que “validar la técnica significa asegurarnos en qué procedimientos es útil la técnica y en qué procesos nos ayuda”. Este reumatólogo asegura que los esfuerzos concentrados durante estos años se han plasmado en publicaciones científicas. “Con ese aval científico tenemos que convencer a nuestros gestores y directores médicos que con el uso de la ecografía vamos a ser más eficientes”. Además, Carlos Acebes reconoce que personalmente se encuentra trabajando para que “venga la siguiente fase natural” en el establecimiento de una nueva técnica que “tendríamos que implementar” para ponerla en marcha en todas las unidades de Reumatología. Mayor prevalencia en mujeres Las enfermedades reumáticas afectan más a las mujeres, puesto que el 70 o 75% de los pacientes son féminas. Este profesional reconoce que a ciencia exacta no se sabe a qué se achaca esta gran diferencia. Sin embargo, recalca que esta desigualdad “puede deberse a factores hormonales”, porque existen enfermedades reumáticas autoinmunes que “empeoran durante el embarazo”. También puede deberse a cuestiones genéticas, concluye Acebes.

Carlos Acebes: “El paciente reumático era un desconocido”

Carlos Acebes Cachafeiro, reumatólogo del Hospital de Villalba (Madrid) asistió a los Desayunos Informativos de MedsBla del mes de agosto. Este médico, presidente de la SORCOM (Sociedad de Reumatología de la Comunidad de Madrid), ha sido testigo de la evolución de la especialidad durante los últimos años. “Decidí ser reumatólogo porque es una especialidad que toca muchos aspectos. Eres como un internista especializado”, aseguró. “Hasta hace 10 años había muy poco arsenal terapéutico y eso frustraba mucho porque no conseguíamos tratar y mejorar a nuestros pacientes como se merecían”. Tras aprobar el MIR en un tiempo complicado (20.000 médicos compitiendo por 1.600 plazas), se inclinó por la Reumatología por ser una especialidad que interconectaba todas. Carlos Acebes ha visto en primera persona cómo el paciente reumático ha ido evolucionando a mejor al igual que la especialidad. Avance de las terapias biológicas Tal y como explicó a esta plataforma tecnológica, desde hace 10 o 15 años existen terapias dirigidas que han cambiado el panorama de la especialidad. Gracias a ellas, la Reumatología resulta más atractiva para el médico y más resolutiva para los pacientes. Carlos Acebes insistió en la importancia de las terapias biológicas y su desarrollo en España. “Somos afortunados de tener un sistema de salud púbica como el que tenemos. Nadie se queda fuera de las terapias biológicas y son accesibles a cualquier paciente que tenga una indicación para ellas bajo unas medidas estrictas”. Para Carlos Acebes, el paciente reumático era, hasta hace poco, un gran desconocido. “No hay mucha gente que sepa lo que hace un reumatólogo o qué son las enfermedades reumáticas”, aseguró. También aprovechó para decir que, gracias al papel de las redes sociales, las enfermedades reumáticas tenían cada vez más repercusión en la sociedad. Desde la SORCOM se esfuerzan por darle al paciente esa visibilidad que se merece y por hacer entender a la población el papel del reumatólogo. De hecho, esta sociedad comparte sus campañas en las redes para tratar de llegar al mayor número de personas. Carlos Acebes está seguro de que el panorama de la Medicina cambiará mucho en los últimos años gracias a la tecnología. Como ejemplo puso la automatización de los procesos y de las bases de datos, algo complejo que ya había empezado a darse en las consultas. “No hay que olvidarse de que el paciente no es una máquina. Agrupar todas las variables que tiene en un sistema inteligente es complicado”, matizó. En cuanto a inteligencia artificial, “se me pasan por la cabeza bases de millones y millones de datos que sirven para la toma de decisiones con un diagnóstico. Pero en el día a día con los pacientes no es tan fácil”, insistió Carlos Acebes. Partidario de la digitalización, por ejemplo, en telemedicina o congresos online, este médico ve que su especialidad va saliendo, poco a poco, del anonimato.