NOTICIAS DIARIAS

SEORL y CGCOM firman la recertificación de los especialistas en Otorrinolaringología

Otorrinolaringología

La iniciativa, que ha sido formalizada en la sede de la OMC, “se puso en marcha hace más de un año para registrar la buena praxis médica, las aptitudes psicofísicas de los profesionales, así como su actividad laboral, el Desarrollo Profesional Continuo (DPC) y la Formación Médica Continuada (FMC)”, explican los implicados.

Ahora, en el marco del programa VPC-R.SEORL, el CGCOM se encargará de la buena praxis médica, el estado psicofísico y la actividad laboral profesional, mientras la SEORL asumirá la definición y desarrollo de los estándares de las competencias específicas de estos especialistas, como de la evaluación de las mismas a solicitud de los propios médicos. 

El CGCOM asume, por tanto, “sus funciones de actualizar la competencia profesional de los médicos, promover la mejora de las condiciones del ejercicio profesional como garantía de calidad asistencial, a la vez que vela para que el ejercicio de la profesión médica se adecue a los intereses de los ciudadanos”, aseveran. La SEORL, por su parte, promete “velar por el desarrollo profesional y el nivel científico de la especialidad a la que representa”.

Una oportunidad para represtigiar la especialidad

Durante el acto, el Dr. Juan José Rodríguez Sendín, presidente del CGCOM, ha recalcado la “relevancia de la recertificación de la competencia profesional de todos los médicos que traten a pacientes en todas y cada una de las especialidades, así como la importancia de su actualización constante y su validación”.

La VPC “representa una oportunidad para represtigiar a cada especialidad y colectivamente a la profesión, además nos permite ser una bandera de referencia en Europa a nivel de acreditación de conductas y de comportamientos de los médicos", explica Sendín, quien reitera que “no hay otra alternativa”.

Con él ha coincidido el Dr. Jaime Marco Algarra, presidente de SEORL, quien ve la recertificación como una “enorme oportunidad para los profesionales” y un “instrumento fundamental para garantizar la calidad de la actividad asistencial” que, además, promete reforzar la imagen del colectivo, “sobre el que tiene que ir calando poco a poco”, concluye.