NOTICIAS DIARIAS

Siestas y audífonos para luchar contra la fatiga auditiva

Otorrinolaringología

Según datos de la Hearing Loss Association of America, unos 48 millones de estadounidenses tendrían algún grado de pérdida de audición neurosensorial; muchos de ellos sufrirían, además, fatiga auditiva. Esta condición, que se manifiesta como agotamiento general, viene causada por el sobresfuerzo para escuchar y entender que debe ejercer el paciente de una pérdida auditiva no tratada.

“Cuando se dañan las células ciliadas y hay pérdida auditiva, las áreas del cerebro implicadas en el procesamiento de las frecuencias -el lóbulo frontal y las áreas de Wernicke y Broca- deben esforzarse más para comprender la información que reciben del oído interno”, explican los profesionales de la comunidad Healthy Hearing sobre un proceso que “puede ser mentalmente agotador”.

Según un estudio del departamento de Audición y Ciencias del Lenguaje de la Universidad de Vanderbilt, el uso de audífonos puede contrarrestar de forma efectiva la fatiga auditiva. Los investigadores contaron con 16 voluntarios de entre 47 y 69 años diagnosticados de hipoacusia neurosensorial de leve a grave. El recuento de palabras y los tiempos de reacción de los voluntarios eran superiores cuando estos utilizaban aparatos de ayuda a la audición.

Practicar la respiración profunda para reducir la presión sanguínea, o tratar de eliminar los ruidos de fondo son algunas de las alternativas al uso de audífonos que los expertos de Healthy Hearing consideran adecuadas. Según la National Sleep Foundation, las siestas de entre 20 y 30 minutos pueden contribuir a mejorar el rendimiento y el estado de alerta y disminuir la fatiga, incluida la relacionada con la pérdida de audición.