NOTICIAS DIARIAS

La toxina botulínica reduce los ataques de las migrañas crónicas

La toxina botulínica reduce los ataques de las migrañas crónicas
La toxina botulínica reduce los ataques de las migrañas crónicas.
Cirugía Plástica, Estética y ReparadoraNeurología. Neurocirugía

Las inyecciones de toxina botulínica reducen los ataques de las migrañas crónicas. Es lo que se deduce de un análisis recogidas en la edición de enero de Plastic and Reconstructive Surgery, la revista médica oficial de la Sociedad Americana de Cirujanos Plásticos (ASPS).  Basado en un metanálisis de datos de ensayos clínicos agrupados, la toxina botulínica es superior al placebo inactivo para el tratamiento preventivo de la migraña, según informa Benoit Chaput, del Hospital Rangueil de Toulouse.

Botox para la migraña crónica

El profesor Chaput y sus compañeros identificaron y analizaron datos de 17 ensayos aleatorios previos que compararon la toxina botulínica con placebo para el tratamiento preventivo de las migrañas. La toxina botulínica fue aprobada por la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos. Lo hicieron para el tratamiento de la migraña crónica en 2010. Desde entonces, un número creciente de pacientes ha reportado resultados exitosos. Ellos de debe a la prueba realizada con inyecciones de toxina botulínica para aliviar la enfermedad crónica.

HTML tutorial

En este sentido, los 17 estudios incluyeron cerca de 3650 pacientes, de los cuales 1550 tenían migraña crónica. Se definieron como al menos 15 ataques de dolor de cabeza al mes durante más de 3 meses. Contaban con síntomas de migraña al menos 8 días por mes.  Los pacientes restantes tuvieron migrañas episódicas menos frecuentes. En el análisis de datos agrupados, las inyecciones de toxina botulínica redujeron significativamente la frecuencia de los ataques de migraña.

Por eso, 3 meses después de la inyección, los pacientes tratados con toxina botulínica tuvieron un promedio de 1,6 ataques de migraña menos por mes. En comparación con los tratados con placebo inactivo. Reseñan que la mejora fue evidente dentro de los 2 meses del tratamiento con toxina botulínica. Para sostener los efectos del tratamiento, las inyecciones de toxina botulínica se repiten cada 3 meses.

Informe

El informe reconoce que también hubo una «tendencia estadística» hacia ataques menos frecuentes con toxina botulínica en pacientes con migraña episódica. Una vez más, la mejora se produjo dentro de 2 meses. Aunque la toxina botulínica tuvo una tasa más alta de efectos adversos en comparación con el placebo. De todos ellos, ninguno fue grave. Además, los datos agrupados mostraron una mejora significativa en la calidad de vida en pacientes tratados con toxina botulínica.

Asimismo, esta mejora estuvo directamente relacionada con una reducción de los síntomas depresivos. “Se puede explicar por el impacto reducido de los dolores de cabeza y la discapacidad relacionada con la migraña, lo que reduce los síntomas de la depresión y la ansiedad, escribe el profesor Chaput.

Por esta razón, los dolores de cabeza por migraña son una condición cada vez más común. Conduce a una discapacidad significativa y un mayor uso de los recursos de atención médica. Aunque la inyección de toxina botulínica para la migraña crónica está aprobada por la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos, todavía hay datos contradictorios con respecto a su efectividad. El nuevo informe proporciona un análisis exhaustivo de la evidencia de mayor calidad hasta la fecha. Se incluyen 3 ensayos aleatorios no encuadrados en los informes anteriores.

Finalmente, los resultados apoyan firmemente la efectividad de la inyección de toxina botulínica. Efectiva como tratamiento preventivo para la migraña crónica. Además, se produce reducciones significativas en la frecuencia de la cefalea a los 2 y 3 meses. “Por primera vez, nuestro análisis destaca la mejora significativa en la calidad de vida de los pacientes a los 3 meses en el grupo de botox, que mostró pocos y eventos adversos leves”, concluye el profesor Chaput.