NOTICIAS DIARIAS

Tratamiento del ojo seco a través de un colirio elaborado con sangre

Tratamiento del ojo seco
Tratamiento del síndrome del ojo seco a través de un colirio sintetizado de la sangre del paciente.
Oftalmología

El Hospital Doctor Negrín de Las Palmas de Gran Canaria ha desarrollado un colirio capaz de tratar el ojo seco. El principio se crea a partir de la sangre del propio paciente. Cuando los tratamientos tradicionales no resultan efectivos, este centro hospitalario ha sintetizado unos 3000 colirios desde 2007 para tratar el síndrome del ojo seco, moderado o severo.

El trabajo científico se ha titulado Abordaje integral del paciente con indicación de colirio de suero autólogo. En él, se expone que este suero para tratar el ojo seco tiene un componente muy parecido a la lágrima natural. Facilitando que los resultados obtenidos en el tratamiento sean óptimos. Además, se usa cuando el tratamiento tradicional no tiene el efecto deseado. Este trabajo, ha recibido el primer premio en la XVI Edición del Congreso de la Asociación de Enfermería Oftalmológica Canaria.

Con la ayuda del banco de sangre y farmacia del Hospital Universitario Doctor Negrín, se ha extraído la sangre de los pacientes con esta dolencia para sintetizar su colirio. De esta forma, se repara la superficie ocular dañada, disminuye el dolor y la inflamación, y favorece la lubricación natural del ojo. También hay que tener en cuenta que este colirio tiene la particularidad de proteger al ojo de infecciones.

Aunque haya nacido de la mano del departamento médico de Oftalmología, puede ser aplicado a otros pacientes con problemas relacionados con Reumatología o pacientes que han sido trasplantados de médula ósea. Estos, pueden verse afectados por el síndrome del ojo seco en cualquiera de sus grados y, por lo tanto, recibir este tratamiento. Sin embargo, primero deben acabarse las soluciones tradicionales por las que apueste el profesional encargado.

Individuos susceptibles al ojo seco

Esta dolencia ocular tiene mayor posibilidad de aparecer en personas con una avanzada edad. Principalmente de sexo femenino posmenopáusicas. También aquellas personas que utilizan diariamente lentes de contacto o tiene una alta exposición a la luz azul que emiten las pantallas. El clima puede ser un factor, pues en los climas secos donde las personas se necesitan de calefacciones o sufren polución tienen facilidad para sufrir este síndrome. Por último, hay que tener en cuenta los tratamientos con determinados fármacos que pueden derivar en esta dolencia.