NOTICIAS DIARIAS

Triclosán: tóxico para el sistema nervioso

El triclosán está presente en productos cotidianos.
El triclosán está presente en dentífricos y otros productos cotidianos.
Latinoamérica

El triclosán, que puede encontrarse en productos de higiene y limpieza, es tóxico para el sistema nervioso y las neuronas. Así lo demuestra un estudio del Instituto Milenio de Neurociencia Biomédica (BNI) de la Universidad de Chile. Los resultados del trabajo, dirigido por Genaro Barrientos, se han publicado en la revista Frontiers in Molecular Neuroscience.

Según recoge la agencia EFE, estudios previos habían descrito daños por triclosán en intestinos, hígado, sistema musculoesquelético y sistema cardiaco. Asimismo, en Australia y Estados Unidos se han detectado concentraciones de este compuesto en tejidos de humanos y animales. “Considerando la evidencia existente, pensamos que es muy relevante seguir explorando esta área”, ha señalado Barrientos.

“Lo más importante que encontramos es que el triclosán afecta la formación y procesamiento de memoria”, ha destacado el investigador.

Para llevar a cabo el trabajo, se utilizaron modelos murinos y neuronas en cultivo. El triclosán alteró el funcionamiento de las neuronas y provocó problemas espaciales en los ratones. Después de inyectar 3 dosis de triclosán con un día de separación, los animales fueron liberados en un laberinto. En el otro extremo había una recompensa. “¿El resultado? Los animales expuestos al tóxico fallaron y dieron vueltas sin sentido”, ha comentado el también investigador del Centro de Estudios en Ejercicio, Metabolismo y Cáncer.

Consumo de triclosán

De acuerdo con Barrientos, el ensayo evidenció que el triclosán afecta “seriamente” a la memoria y el sentido espacial. “No se necesitan altas concentraciones del tóxico para producir el daño”, ha añadido el experto, que ha recomendado usar “jabón vulgar y silvestre” en vez de productos con este compuesto. Está presente en dentífricos, champús, desodorantes, lavavajillas e incluso zapatos y tejidos.

Según la literatura, hay casi 2 micromolares de triclosán en la orina. El estudio chileno sugiere que en concentraciones mil veces menores ya causa efectos tóxicos. Niños y personas mayores serían especialmente sensibles. En ese sentido, los científicos apuestan por su eliminación. De momento, el siguiente paso es analizar las concentraciones en cerebros humanos; un estudio “trascendental” para el que no hay fondos.