NOTICIAS DIARIAS

Una investigación puede anticipar la aparición de gastroenteritis

Gastroenteritis
Anticipando el comportamiento de las bacterias intestinales se podría prevenir la gastroenteritis.
Ciencia y Tecnología

Científicos de la Universidad Carlos III de Madrid (UC3M) desarrollan un modelo para anticipar el comportamiento de la bacteria causante de la gastroenteritis. La E. coli es un habitante común de nuestro intestino y en su mayoría presenta cepas inofensivas. Sin embargo, pueden existir variantes patógenas que producen problemas gastrointestinales. Este estudio se ha centrado en cómo se adaptan las cepas no patógenas a diferentes condiciones para anticiparse al comportamiento de otras más nocivas.

El problema de los padecimientos gastrointestinales viene por la presencia de esta bacteria en algunos alimentos. Las versiones patógenas de la E.coli pueden llegar a nuestro aparato digestivo a través de carnes mal cocinadas, productos lácteos o condiciones de limpieza deficientes. Esta bacteria es la mayor causante de gastroenteritis a nivel mundial.

Matemáticas para predecir la gastroenteritis

El equipo ha estudiado a través de unos modelos matemáticos la variabilidad entre las cepas patógenas y no patógenas de la bacteria. Para ello, cultivaron diferentes cepas en 3 medios diferentes: laboratorio, leche y jugo de carne. Después, se calcularon varios parámetros de crecimiento de los microorganismos, como el tiempo de latencia y la velocidad de crecimiento.

La investigación ha demostrado que existe muy poca variabilidad entre las cepas patógenas y no patógenas. Ambas tienen un comportamiento similar bajo las condiciones estudiadas. “Sus valores en cuanto a sus tiempos de latencia y sus velocidades máximas de crecimientos son equiparables. Por lo tanto, se pueden emplear los datos de unas para predecir el comportamiento de otras”, afirma Emiliano Quinto, investigador.

Actuar antes de tiempo

El objetivo fundamental de este estudio publicado en la revista científica Food Research International, es anticiparse al comportamiento de las bacterias más peligrosas. Para ello, es interesante conocer el tiempo que van a necesitar para adecuarse a un medio, así como la velocidad de reproducción. Este conocimiento tiene una aplicación práctica en el análisis de riesgos de la industria alimentaria.