NOTICIAS DIARIAS

Una pulsera inteligente monitoriza a los recién nacidos

Ciencia y Tecnología

La pulsera inteligente puede detectar infecciones bacterianas o víricas, y darse cuenta de complicaciones en procesos infecciosos. Beneficia también frente a ciertas complicaciones febriles y crisis epilépticas que puedan tener secuelas neurológicas, así como fallos cardiorrespiratorios como una muerte súbita.

Liip Smart Monitor, proyecto en el que participa un equipo de ingenieros, pediatras y bioquímicos, ofrece al pediatra datos objetivos para el seguimiento del paciente. Además, ayuda a los padres a identifica desde un simple teléfono móvil cualquier anomalía en el estado de salud de recién nacido, monitorizando:

  1. La frecuencia cardiaca.
  2. La saturación de oxígeno en sangre.
  3. La temperatura.

Los creadores de esta pulsera inteligente destacan que su utilización es beneficiosa en aquellos pacientes más susceptibles de padecer enfermedades debido a que han sido prematuros o ya sufren algún trastorno neurológico, como parálisis cerebral.

Cómo funciona

La pulsera inteligente se le pone al recién nacido en su tobillo izquierdo hasta que cumple un año, que se cambia a la muñeca. La autonomía del dispositivo permite que funcione durante 14 horas seguidas y transmita información sobre la salud del bebé.

El software consta de 2 sensores con 2 aplicaciones que reciben datos de los sensores; una de ellas (Liip Care) es para padres y notifica el estado de salud del bebé marcando 3 situaciones posibles: normal, situación aguada o situación crítica. En este último caso, se manda una alerta para establecer un protocolo de emergencia con opción de llamar al 112.

La otra aplicación (Liip Pediatras) solo está disponible para que los especialistas observen la evolución del paciente durante un tiempo concreto. De este modo se dan cuenta si existe un proceso fisiológico o patológico y cómo reaccionar ante él.