NOTICIAS DIARIAS

Usan el pez cebra como modelo para desarrollar fármacos

Peces cebra
El pez cebra comparte el 87% de los genes con el ser humano.
Ciencia y Tecnología

Nuevos fármacos se han desarrollado usando el pez cebra como modelo. Así lo han confirmado investigadores del Grupo de Investigación Inmunidad, Inflamación y Cáncer de la Universidad de Murcia (UM) y el Instituto Murciano de Investigación Biosanitaria en la III Conferencia en Inmunología de Peces y Moluscos, donde han presentado nuevas fórmulas para combatir la anemia y la psoriasis.

“Lo usamos para el estudio de enfermedades inflamatorias crónicas, especialmente de la piel, además de otras infecciosas causadas por bacterias intracelulares, de alteraciones sanguíneas o cáncer de piel”, comentó el catedrático Victoriano Mulero.

Según recoge la agencia EFE, el uso del pez cebra como modelo responde a la similitud entre el animal y el ser humano. De hecho, comparten el 87% de los genes, tal y como explicaron los científicos en Las Palmas de Gran Canaria. Por esta razón, se ha convertido en el segundo modelo animal más usado en los ensayos de laboratorio después del ratón.

De acuerdo con el investigador, el pez cebra como modelo es útil porque puede manipularse genéticamente de forma sencilla. De esta forma, permite visualizar los procesos de inmunidad e inflamación en tiempo real. Para ello, se utilizan líneas con las células del sistema inmunitario fluorescentes.

Nuevos fármacos

Usando el pez cebra como modelo, los científicos han desarrollado nuevas fórmulas para tratar la psoriasis y la anemia. Los ensayos han demostrado que mejoran la eficacia respecto a los existentes y minimizan los efectos secundarios. Además, su composición es sencilla y fácil de producir, por lo que sus costes de fabricación son inferiores. Esto podría repercutir favorablemente en el precio de venta al público.

Los fármacos ya están patentados. Ahora esperan que se licencien a compañías farmacéuticas con el fin de que lleven a cabo ensayos clínicos.

Según Mulero, los resultados pueden extrapolarse al campo de la biomedicina y la agricultura. De esta forma, podrían ayudar a entender otras enfermedades humanas, así como a desarrollar nuevas vacunas que eviten la manipulación de los ejemplares. Para eso, es imprescindible conocer cómo funciona la inmunidad asociada a las mucosas de los peces y su microbiota.