NOTICIAS DIARIAS

Utilizan electrodos para los trastornos obsesivo-compulsivos

Nueva tratamiento para los pacientes con trastornos obsesivo-compulsivos
Los resultados demuestran que el 85,7% de los pacientes que fueron tratados con este procedimiento mejoraron.
Neurología. NeurocirugíaPsiquiatría

Investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) han demostrado que la estimulación por electrodos es muy beneficiosa para los trastornos obsesivo-compulsivos (TOC). Los resultados obtenidos del estudio recogen que el 85,7% de los pacientes que fueron tratados con este procedimiento mejoraron.

Los trastornos obsesivo-compulsivos provocan pensamientos inquietantes u obsesiones, así como comportamientos o ideas que se repiten. Este trastorno puede llegar a incapacitar a los afectados, ya que el trastorno no les permite seguir una vida normal. El uso de electrodos es un procedimiento que ya se utiliza en algunos centros para tratar ciertas patologías, como los temblores producidos por el párkinson.

Sin embargo, los trastornos psiquiátricos presentan gran heterogeneidad, lo que provoca que el tratamiento sea más difícil de establecer. Por este motivo, el estudio se centró en pacientes con TOC y para llevar a cabo la investigación utilizaron un electrodo de estimulación de 4 polos. La herramienta fue colocada en el núcleo caudado y el núcleo accumberns del cerebro. Estas zonas fueron seleccionadas porque son las regiones en las que se cree que subyace el origen del comportamiento patológico.

Investigación

La investigación se dividió en 5 fases correspondientes al encendido de cada electrodo y a un periodo de placebo en el que no había estimulación. La activación de cada electrodo tenía un orden diferente en para cada uno de los participantes con TOC. Además, la terapia se prolongó un tiempo mínimo de 3 meses en cada uno de los pacientes del estudio.

Bryan Strange, investigador del estudio, ha explicado: “Se trató a un total de 7 pacientes. Todos ellos diagnosticados de trastorno obsesivo-compulsivo grave y resistente al tratamiento farmacológico y a la terapia cognitivo-conductual. Al finalizar el ensayo, el 85,7% de los pacientes tratados presentaba una respuesta terapéutica de mejoría de los síntomas”.

La investigación permitió determinar si resultaba más acertado utilizar el mismo tipo de tratamiento para todos los pacientes o diseñar uno personalizado en función de los síntomas. El tratamiento personalizado resultó ser el procedimiento más acertado a la hora de abordar los trastornos.

Por lo tanto, el estudio ha demostrado la importancia de actuar de forma personalizada en función de cada tipo de trastorno. Frente a las técnicas generales, donde los niveles de respuesta están por debajo del 50%.